Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

REACCIONES EN REDES

Se lleva una bronca en el trabajo por dejar a la vista un paquete de compresas en el coche

La mujer, que ha decidido contarle lo ocurrido a la bloguera Alison Green, explica que su jefe le llamó la atención por llevar un paquete de compresas en una bolsa a la vista en el coche.

@europa_fm | Madrid | 19/04/2018

Cajas de tampones y compresas

Cajas de tampones y compresas / Reuters

Es cierto que tener la regla es una cosa absolutamente natural, sin embargo, en pleno siglo XXI sigue siendo un tema tabú. No está bien visto que una mujer hable sobre su menstruación; de hecho, hace varias semanas, se generó un enorme revuelo en las redes sociales porque Aitana Ocaña, la segunda finalista de Operación Triunfo 2017, dijo en una firma de discos: "vengo en 5 minutos, voy a cambiarme que tengo la regla".

Pues bien, hace unos días una mujer, que no ha querido revelar su identidad, decidió dar a conocer la abominable experiencia que había vivido en su trabajo. La mujer se puso en contacto con la bloguera estadounidense Alison Green, de Ask a Manager, para contárselo, ya que habitualmente responde a preguntas relacionadas con el ámbito laboral que los usuarios le hacen. Tal y como recoge Yahoo Lifestyle, la historia de esta mujer indignó especialmente a la bloguera, y no es para menos.

"Una de mis compañeras se quejó porque vio un paquete de compresas en el asiento de atrás de mi coche cuando aparcó a mi lado. De camino al trabajo paré a comprar y las dejé en una bolsa junto con un bote de champú y pasta de dientes. Recibí un aviso por escrito de Recursos Humanos y mi jefe me dijo que no volviera a hacerlo y que no las tuviera a la vista. Me quedé en shock cuando me lo dijo", relató la mujer.

Alison Green no daba crédito a lo que estaba leyendo: "¿EN TU COCHE? Me va a explotar la cabeza", respondió, "es ridículo, ofensivo y misógino y deberías frenarlo". La bloguera estadounidense aconsejó a la mujer que acudiera inmediatamente a Recursos Humanos para que le retiraran esa llamada de atención de su expediente: "Vuelva a recursos humanos y/o su jefe y diga: me gustaría que usted quitara esa reseña de mi expediente. No hay nada inapropiado en el hecho de tener productos de higiene en el coche, ya sea un paquete de papel, de compresas o champú. No hay nada sucio ni vergonzoso en los productos de higiene femenina, y se está llegando a un terreno terriblemente delicado si se penaliza a alguien por llevar artículos cotidianos en el coche sólo porque resulta que son para mujeres".

La historia impactó tanto a la bloguera que decidió compartirla en su cuenta de Twitter para que llegara al mayor número de personas posible. "Jueves por la mañana. Te diré ahora que alguien por ahí se metió en problemas por tener compresas visibles en su coche. En su coche.", escribió. "Mi instinto inicial fue responder: "Mañana ve al trabajo con el coche completamente cubierto de compresas y con tampones colgando de la antena", compartió en otro tweet.

 

 

Como era de esperar, las reacciones de los twitteros condenando este suceso no tardaron en llegar. "Ve dejando caer tampones a tu paso para crear un caminito como el de Hansel y Gretel", "Tú eres mejor mujer que yo. Mi pensamiento inicial fue: "Guerra biológica". SANGRAR POR TODAS PARTES", fueron algunas de las sugerencias que recibió.

 

 

 

Últimas Noticias