Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EEUU | POLÉMICA

Un restaurante echa a un niño de tres años sin brazos por comer con los pies

William Bancroft nació sin brazos y, gracias a su gran habilidad con los pies, con tan solo tres años puede hacer una vida casi normal. Con lo que no contaban ni él ni su familia, era con que verle comer iba a molestar a la gente a su alrededor, hasta se punto de que un camarero de una cadena estadounidense de comida especializada en tortitas, le expulsara del establecimiento.

Agencias | Barcelona | Actualizado el 12/07/2018 a las 22:22 horas

El pequeño William Bancroft

El pequeño William Bancroft / Facebook Alexis Bancroft

Todo sucedió cuando Bancroft desayunaba junto a su familia en ese restaurante situado en un pueblo de Arkansas: el menor estaba subido encima de la mesa comiendo con los pies cuando un camarero les invitó a marcharse alegando que su forma de comer podía suponer un problema con los inspectores de Sanidad.

Alexis Bancroft, la madre del menor, indignada con la situación le preguntó al camarero si revisaba que el resto de clientes se lavaran las manos antes de comer. En ese momento el camarero se dio cuenta del error y pidió disculpas aunque ya era demasiado tarde para la familia que lo denunció en Facebook y en la cadena local 'Kark': "Sólo quería unas tortitas".

El pequeño William Bancroft

El pequeño William Bancroft / Facebook Alexis Bancroft

Tras la denuncia, el niño encontró gran apoyo y el encargado del local le escribió un mensaje a la madre pidiendo de nuevo disculpas: "De verdad creo que fue un malentendido. Nunca haría algo así intencionadamente a su hijo. No era lo que pretendía".

El responsable de la cadena de restaurantes también ha emitido un comunicado asegurando que formará a sus empleados para saber tratar a las personas con discapacidades y asegura que no tolerarán "acciones que provoquen ningún tipo de discriminación".

Para la madre las disculpas llegan tarde y así lo ha comunicado: "A William ya nadie puede devolverle al momento anterior al suceso, al día siguiente ya no quería sentarse en la mesa para comer. Quería sentarse en una silla, y no puede hacerlo".