Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

LA CIENCIA LO EXPLICA

¿Por qué no puedo dejar de pensar en mi última cita, si apenas nos conocemos?

Habéis compartido unos días geniales juntos. Tenías esperanzas de que la cosa fuera a más, pero te vas a quedar con las ganas. Ha decido que no quiere que os sigáis viendo. Vale, no te has enamorado, pero aun así... no dejas de darle vueltas, de preguntarte por qué se ha ido e imaginar qué habría pasado si hubiéseis seguido juntos. Esta "obsesión" no es solo cosa tuya, es una conducta muy humana. La ciencia tiene la explicación.

@europa_fm | Madrid | 01/02/2018

Una chica escucha música

Una chica escucha música / Pixabay

Pongámonos en situación. Has tenido un par de citas con una persona, habéis pasado un fin de semana estupendo juntos, pero sin comerlo ni beberlo, esa persona decide desaparecer de tu vida sin dar más explicaciones. Simplemente, el amor no era correspondido y para qué alargar algo que sabes que no va a ir a ninguna parte. Sin embargo, después de un breve romance, es normal que las personas rechazadas sientan una especie de "obsesión" por la pareja perdida, ya que no entienden qué ha podido suceder para que todo se fuera al traste.

Ha sido breve, pero muy intenso. Lo recuerdas constantemente y chequeas las redes sociales de la otra persona para intentar encontrar una explicación, para saber si también piensa en ti. Pero no hay señales. Ha decidido que no vas a formar parte de su vida y no puedes remediarlo.

El amor no correspondido puede convertirse en una tragedia como las de Dante. Durante un tiempo estarás enganchado, recordarás los momentos bonitos y pensar que no se repetirán puede ser desgarrador. Los psicólogos lo corroboran.

"No es raro si una persona continúa pensando en una pareja a corto plazo mucho después del final de una relación", dice Shani Graves, consejera de salud mental con licencia en la ciudad de Nueva York.

"En realidad sucede con más frecuencia de lo que a las personas les importa admitir", continúa Graves, que agrega: "A veces, colocamos 'todos nuestros huevos en una sola canasta' con la esperanza de que la persona sea algo realmente significativo en nuestras vidas". Esto nos puede dar una visión distorsionada de lo maravilloso que está siendo el breve noviazgo y "nos impide conocer verdaderamente a la persona", dice Graves. "Entonces, cuando algo no funciona, nos quedamos confundidos y heridos".

Tanisha M. Ranger, psicóloga clínica en Henderson, Nevada, agrega que "los seres humanos tienen esta cosa con los asuntos pendientes. Recordamos cosas que están incompletas mucho más que las completas".

Ranger hace referencia al efecto Zeigarnik, un sesgo cognitivo por el cual las personas son más propensas a recordar o encontrar tareas importantes que se dejan sin hacer, que también podría aplicarse a tareas emocionales más grandes, como el mantenimiento del interés por una pareja.

Últimas Noticias