Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

HABÍA GANADO UNA SENTENCIA

Una chica se suicida al aparecer en varios vídeos sexuales de internet

Tiziana Cantone, una joven italiana, ha decidido quitarse la vida después de huir durante más de un año de la vergüenza de haber descubierto varios vídeos en internet en los que aparecía manteniendo relaciones sexuales con su ex pareja, quien colgó las imágenes a diversos portales pornográficos.

@europa_fm | Barcelona | 15/09/2016

Tiziana Cantone tenía 31 años

Tiziana Cantone tenía 31 años / Agencias

Colgar un vídeo sexual a internet sin el consentimiento de todos los participantes, a parte de un delito, puede suponer un gran trauma para la persona que desconocía el hecho. Más o menos esto es lo que le ha ocurrido a Tiziana Cantone, una joven de Nápoles que ha decidido quitarse la vida al no poder aguantar más la presión de aparecer en varios vídeos sexuales que su ex pareja colgó en portales pornográficos.

Todo empezó en 2015, cuando Tiziana se percató de que varias de las grabaciones que realizó con su entonces novio mientras practicaban sexo estaban circulando por portales de contenido pornográfico. Entonces ella denunció los hechos, pero el daño moral ya estaba hecho. Este hecho llevó a la joven napolitana a perder el trabajo e incluso a intentar huir de su ciudad natal para dejar los comentarios y las miradas atrás.

Pero la presión ha sido demasiado fuerte, ya que Tiziana Cantone ha sido encontrada muerta después de ahorcarse en el sótano de su casa. Lo más curioso del caso es que la joven acababa de ganar un juicio en el que se obligaba a borrar cualquier rastro de dichos vídeos en internet, aunque también es cierto que el mismo tribunal italiano reconoció que la joven había dado su consentimiento a la hora de grabar el vídeo y fue condenada a pagar 20.000€ como costas del juicio contra cinco páginas de vídeos para adultos.