Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

PARECE REAL

Llega Gabriel, el primer muñeco erótico para mujeres

Gabriel es el primer muñeco fabricado para las mujeres con tecnología punta y la periodista Karley Sciortino ha sido la primera en probarlo. La experiencia ha sido muy satisfactoria y recomienda a las mujeres que se dejen ir y prueben un muñeco como este para experimentar el placer de otra forma.

@europa_fm | Barcelona | 13/07/2017

Karley descubre a Gabriel

Karley descubre a Gabriel / Vice

En 1968 fue la primera vez que se publicitó la venta de muñecas para dar placer sexual a los hombres en revistas pornográficas, ya que se legalizó su venta ese mismo año. Desde entonces, estos juguetes han ido mejorando hasta el punto de parecer personas de carne y hueso y aportar una experiencia lo más parecida a la realidad posible.

Sin embargo, las mujeres nunca pudieron disfrutar de un avance así hasta ahora. Karley Sciortino probó el primer muñeco sexual para las mujeres, llamado Gabriel, y la experiencia fue totalmente grata, tal y como explica ella en un documental lanzado en Vice.

La periodista vivió todo el proceso de creación: descubrió cómo la empresa especializada en la confección de estas obras de arte busca la cara y el cuerpo adecuado y cómo construye y encaja todo el interior y el exterior. Gabriel cuenta con pelo y vello púbico, un cuerpo con arrugas, pecas y hasta cicatrices y también con un pene que ha sido seleccionado de entre varios candidatos. Además está fabricado con un material que lo mantiene duro por dentro pero suave y moldeable, tal y como sería un cuerpo real, por fuera.

Después de dar el visto bueno al muñeco, Karley terminó probándolo. "Parece que esté con una persona real excepto que tengo completamente el control", comenta la periodista mientras experimenta con él. El muñeco está equipado con una tecnología que concentra el calor en el pene y que provoca una erección cuando se está manteniendo relaciones con él.

El muñeco cuesta 5.000 dólares americanos y, de momento, sólo lo construyen desde Estados Unidos.

Últimas Noticias