Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

INTENSIFICA TU PLACER

Todo lo que tienes que saber sobre el punto G masculino

¿Sigues teniendo dudas sobre cómo estimular tu cuerpo o el de tu novio? ¡Tranquilo, es más sencillo de lo que parece! Los expertos nos dan un par de consejos para conseguir un orgasmo mucho más intenso a través del punto G masculino. ¡Toma nota!

@europa_fm | Madrid | 17/05/2017

¿Cuánto sexo es necesario para ser feliz?

¿Cuánto sexo es necesario para ser feliz? / eÑe

En ningún manual de anatomía encontrarás la ubicación del punto G femenino. El término 'punto G' nació en los 80 y se utilizaba para referirse a esa zona erógena de la mujer.

En concreto, para los que todavía no lo sepan, el punto G femenino se encuentra en las glándulas de Skene, que se ubicadan en la pared anterior de la vagina alrededor de orificio externo de la uretra. Fue el Comité Internacional Federativo de Terminología Anatómica quien aceptó el término para referirse a "la próstata femenina".

Eso significa que el punto G masculino sería la próstata. ¿Sorprendido? La próstata masculina es una de las zonas más erógenas del organismo masculino. El masaje prostático, por ejemplo, multiplica las posibilidades de que ellos alcancen el clímax. Este masaje puede ser interior o exterior. La primera opción llegaría a través de la penetración y la segunda correspondería con un masaje en la zona del perineo (entre el ano y los testículos).

¿Cómo estimular la próstata masculina?

“La próstata de un tío –la glándula de tamaño de una nuez al lado de su vejiga– es el botón mágico definitivo que quieres pulsar si quieres que su cabeza explote en la cama”, explican desde Cosmopolitan.

"Para excitarlo, ya sea a través del sexo oral o del coito, apoya dos dedos sobre la franja de piel que hay entre sus testículos y su ano", explica el doctor Ian Kerner a la revista.

Últimas Noticias