Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

CRÓNICA DEL VIERNES

Rosalía, Gorillaz y Diplo se comen el viernes de Sónar 2018

Rosalía arrasa presentando su nuevo trabajo El Mal Querer con una cola infinita para entrar a verla en el Sónar Hall. Diplo hace doblete con su lado más tribal, de día; y más fiestero de noche. Mientras Gorillaz se muestran a la altura ante las expectativas en la jornada del viernes de Sónar Barcelona.

Cristina Merino | Barcelona | Actualizado el 12/07/2018 a las 22:25 horas

Rosalía durante su actuación en Sónar Barcelona 2018

Rosalía durante su actuación en Sónar Barcelona 2018 / EFE

Sin duda una de las mayores sorpresas que nos tenía preparada esta edición de Sónar Barcelona era la presentación de El Mal Querer, el nuevo trabajo de Rosalía que anunciaba con un cambio de sonido tal como pudimos comprobar con su único adelanto, Malamente.

Y precisamente con esta canción inició su show en un abarrotadísimo Sónar Hall, donde tuvimos que hacer una larga cola para poder entrar a verla.

Con una trabajada puesta en escena con proyecciones muy llamativas, Rosalía aparecía de blanco en el escenario para cambiarse al rojo después. Arrasando con su presencia, la catalana podía bailar flamenco acompañada de sus palmeros o marcarse una coreografía junto a sus bailarinas digna de Beyoncé.

La mezcla de bases y sonidos urbanos, entre los que se incluía hasta el tubo de escape de una moto; contrastaba a la perfección con el flamenco más clásico en las letras y la voz.

Y de una expectativa cumplida con creces a otra, si bien no tan sorprendente, resuelta a la altura.

Gorillaz era una de las apuestas más fuertes del festival y Damon Albarn y los suyos no decepcionaron. Un setlist formado por una sucesión de temas perfectos para bailar mientras Noodle, Murdoc Niccals, 2-D y Russell Hobbs nos saludaban desde el triple juego de pantallas.

Bonobo llegaba más tarde para romper los estridentes sonidos que dominaban las diferentes salas de Sónar noche. Acompañado de una banda de músicos y varias coristas Simon Green presentaba su último trabajo Migration con una precisión cuidada hasta el último detalle.

Nada que ver con lo que nos esperaba poco después con Diplo. Mientras en el Sónar de día nos hacía bailar con su showcase donde nos presentaba a sus artistas favoritos de la música africana: como la genial Kampire, Distruction Boyz y Mr. Eazi para cerrar él una fiesta de lo más divertida; por la noche también nos tenía otra buena preparada.

Dejando de lado los ritmos africanos, el líder de Major Lazer soltó una batidora de éxitos machacones con locuras como La Gasolina de Daddy Yankee o Mi Gente de J Balvin. Y la verdad es que para bailar un rato no estuvo nada mal.

Últimas Noticias