Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EN UNA PUBLICACIÓN EN INSTAGRAM

Tania Llasera comparte sin filtros las secuelas que sufre después de perder 10 kilos

La presentadora Tania Llasera que aprovechó el confinamiento para adaptarse a una dieta saludable y perder peso, comparte ahora con un toque de humor una de las consecuencias de su cambio físico.

Europa FM
  Madrid | 16/10/2020
Tania Llasera

Tania Llasera / Gtres

Tania Llasera nunca ha tenido reparos en hablar de su cuerpo y la relación que tiene con él. La presentadora siempre ha reivindicado la importancia de quererse a uno mismo, pero eso no significa que reniegue de cuidarse. Ya se sabe que todo está relacionado: mens sana in corpore sano.

Hace unos meses, durante el confinamiento más estricto, Llasera aprovechó para llevar a cabo durante un tiempo el denominado 'ayuno intermitente', una nueva manera de relacionarse con la comida que la ayudó a perder 10 kilos.

"Intento ayunar 16 horas cada día y me va genial. Mi ventana de comidas es de 14h-20h más o menos. Y almuerzo, meriendo y ceno pronto con los niños. Me sienta genial tener el cuerpo vacío, entreno 3 días a la semana en ayunas y estoy llena de energía", explicaba a sus seguidores en aquel momento.

Perder 10 kilos no es ninguna broma y además de notarlo en su día a día con la ropa, el cuerpo también desarrolla sus propias "consecuencias". Una de las secuelas que la presentadora sufre es que de tanto adelgazar la piel de la papada se le ha vuelto mucho más elástica, lo que provoca que parezca que se le "cae en cuello".

"Las cosas como son...siempre. Consecuencias de perder peso: se me cae el cuello. Fin. Y no pasa nada. Se acepta con felicidad", dice Llasera en un arranque de sinceridad.

Llasera reconoce también que "siempre ha oscilado en tamaño". La presentadora ha pasado por diferentes tallas a lo largo de los años, pero eso no quiere decir que no esté sana ni que tenga complejos, todo lo contrario.

"Soy así. Y siempre me he visto bien. Es verdad que me veo mejor cuando no estoy en ningún extremo, pero nunca dejo de gustarme. Mi peso es debate desde hace años, y lo entiendo pero me pesa. Soy más que un cuerpo, tod@s lo somos", contaba en un post que supera los 10.000 'me gusta' y en el que comparte varias fotos suyas a lo largo de los años: de joven, con amigas, con media melena, con el pelo corto...

"Aquí os dejo muchas fotos y vídeos de mí a lo largo de los años. De pequeña jamas le di ni un pensamiento a mi cuerpo más allá de que funciona, y sigo pensando lo mismo, excepto que ahora que soy madre quiero durar mucho para ver a mis hijos crecer. Es decir: me interesa adoptar hábitos saludables que me sientan bien, no estoy a dieta, no se trata de eso. Me cuido y mucho", termina.

Últimas Noticias