VUELVE EL ROCK Y EL GLAMOUR

Måneskin, los nuevos reyes del 'glam'

El espectáculo de Måneskin en la final de Eurovisión fue una especie de viaje en el tiempo. Måneskin es sinónimo de fuerza visual, desparpajo y glamour, un grupo que recuerda, y mucho, a las estrellas del rock de los años 70 y 80. Måneskin supone el regreso del glam.

El grupo italiano Måneskin en la final de Eurovisión.
El grupo italiano Måneskin en la final de Eurovisión. // Gtresonline

Barcelona 29/05/2021 09:11

El vídeo comienza y vemos, en primer plano, la cara de un hombre que sonríe a cámara. Su rostro está pintado como un indígena, pero con colores chillones. El plano cambia y vemos a un cantante con mayas ajustadas abrirse de piernas en un salto imposible. El split tiene tal nivel que, incluso, Jean-Claude Van Damme estaría algo celoso.

A continuación vemos al mismo músico vestido con unos pantalones de cuero que dejan sus glúteos al descubierto. A su lado aparece Steve Vai, el dios de la guitarra. El tipo de la melena rubia no es otro que David Lee Roth, icono rockero de los años 80. "Are you ready for the new sensation?", grita Roth mientras el baterista golpea, de manera contundente, los platos y empieza el show de Yankee Rose.

Un espectáculo no muy diferente, y con más de 30 años de diferencia, es el que dieron los integrantes de Måneskin en la final de Eurovisión del sábado 22 de mayo. Los reyes italianos del rock se alzaron con el micrófono de cristal gracias a este número.

Lo que hacía especial a Roth, además de su música, era su peculiar aspecto: ropa ajustada, colores estridentes, melena larga, botas y el torso desnudo. Él no era el único artista que lucía de aquella manera, pero sí uno de los más estrambóticos y ahí es donde reside la clave de esta historia, porque algo parecido ocurre hoy con Damiano David, el alma de Måneskin.

El grupo italiano ha conquistado Europa con su tema Zitti e Buoni, pero, más allá de sus melodías, lo que ha captado la atención del público ha sido su puesta en escena.

Måneskin es sinónimo de fuerza visual, desparpajo y glamour, un grupo que recuerda, y mucho, a las estrellas del rock de los años 70 y 80.

El triunfo de un estilo

Melenas al viento, mucho cuero, piel al aire, guitarras, fuegos de artificio y, por supuesto, no puede faltar, bajo ningún concepto, el eyeliner. Kiss fue la banda que llevó este look al extremo, pero hay tantos artistas que bebieron de esa estética que, confeccionar una lista, sería interminable. A pesar de sus diferencias musicales; tanto David Bowie y T. Rex en los 70, como Mötley Crüe, Kick Axe y White Lion en los 80, están unidos por un denominador común: la extravagancia.

Mötley Crüe, representantes del glam en los 80 title=
Mötley Crüe, representantes del glam en los 80 // Getty Images

Rock, metal, rock psicodélico y hard rock. Existe un crisol muy rico de géneros y subgéneros musicales entre el rock y el metal, y el glam, como tantos otros, ha tenido sus momentos de dejarse querer por todos ellos.

La combinación de sonidos, la variedad melódica y la interpretación del glam se fue cocinando de a poco, mutando con el paso de las décadas, como ha ocurrido con otros estilos. Por ello, no es extraño notar sus influencias en grupos como Guns N’ Roses, Aerosmith, Scorpions y Whitesnake. Por cierto, la palabra glam es un apócope de glamour y de eso, precisamente, van sobrados los miembros de Måneskin.

El final del glam y el inicio de una nueva era

Finalmente, la aparición del grunge y, por tanto, de Nirvana, significó la pérdida de interés por el glam. No obstante, ya se sabe, que lo que ayer se fue hoy vuelve con más fuerza y eso es lo que puede significar la entrada en escena de Måneskin y su triunfo europeo.

Steel Panther, la banda sueca Crashdiet y Reckless Love recogieron la batuta del glam más ochentero, bien sea en la presentación de sus conciertos, la realización de sus videoclips o el valor nostálgico de sus canciones. De los tres, al que menos hay que tomar en serio es a Steel Panther, un conjunto que se mofa de todo y de todos, incluidos ellos mismos.

¿Cuál será el futuro de Måneskin? ¿Será este el inicio de una nueva era para el rock europeo? ¿Volverá el glam? ¡Estaremos atentos!