Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

CRÓNICA | SÁBADO 15 DE JULIO

IZAL, Justice y David Byrne brillan en la última noche de Cruïlla Barcelona

Cruïlla Barcelona cierra su última edición con una jornada en la que destacaron los conciertos de David Byrne, IZAL y el dúo francés Justice.

Cristina Merino | Parc del Fórum (Barcelona) | Actualizado el 15/07/2018 a las 16:43 horas

IZAL en su concierto en el Cruïlla Barcelona

IZAL en su concierto en el Cruïlla Barcelona / Cruïlla Barcelona

Tras los potentes conciertos de N.E.R.D. y Prophets of Rage el día anterior, la última jornada de Cruïlla Barcelona se presentaba más dispersa en cuanto a las primeras horas.

David Byrne era el primer cabeza de cartel en aparecer, casi a las 10 de la noche, para presentar en directo los temas de su nuevo trabajo ‘American Utopia’. Sin cables ni amplificadores, el ex Talking Head cumplía su promesa de que sería "el más ambicioso que he dado desde los conciertos que fueron filmados para 'Stop making sense’”.

Y así fue, con un escenario desnudo y estudiadas coreografías de sus músicos, Byrne no olvidó los éxitos de su antigua formación como 'I Zimbra', 'Slippery People' o 'Once In A Lifetime'.

Antes de que David Byrne terminase su concierto en el escenario Cruïlla Enamora, en el escenario Estrella aparecían The Roots. La formación que lleva acompañando a Jimmy Fallon en su late show desde 2009, no pisaba Barcelona en concierto desde 2006, así que esta era una oportunidad única para verlos.

Un directo en el que rescataron su parte más funky que fue creciendo hasta convertirse en toda una fiesta donde no faltaron guiños a Guns’n’ Roses o a Curtis Mayfield.

Si uno de los puntos fuertes de Cruïlla había sido la programación sin solapes, en esta ocasión no ha sido así. Al retrasar media hora el concierto de Ben Howard (alegando una mejor experiencia sonora para que no interfiriera el directo de The Roots) prácticamente se solapaba por completo con IZAL, que a su vez se solapaba con The New Raemon; una formación con la que comparten bastante público.

Además, un directo como el de Ben Howard a las 12.15 de la noche fue un completo desacierto. Viniendo de The Roots y otros conciertos más animados, el intimismo del inglés sumado a su frialdad y la nula interacción con el público, hizo que muchos de los que esperábamos este concierto con ganas fuéramos abandonando poco a poco el escenario Timeout con una sensación de decepción.

Todo lo contrario ocurría a pocos metros, en el escenario Cruïlla Enamora, donde IZAL congregaba a la mayor parte de los asistentes con su potente directo. Presentando en directo los temas de ‘Autoterapia’, su último trabajo, Mikel no paraba de interactuar con el público, haciendo que un concierto en un festival cobrase la misma esencia que se vive en la salas pequeñas, donde hay una mayor interacción entre el artistas y los espectadores.

Tampoco faltaron éxitos de sus discos anteriores como ‘Copacabana’, ‘Pequeña Gran Revolución’, ‘Agujeros de Gusano’, ‘El Baile’ o ‘La Mujer de Verde’, que le dedicaba a “su novia de los 20 años” que también se encontraba entre el público.

Tras ellos continuaba la fiesta con Justice, sin duda el concierto más multitudinario de esta edición. La mítica cruz del dúo francés se elevaba en el escenario Estrella para arrasar con su sesión de principio a fin, con un público de lo más entregado. ‘D.A.N.C.E’, ‘Genesis’ o ‘Safe and sound’ fueron algunos de los ya clásicos del dúo francés que culminaron con ‘Parade’.

Y para seguir la fiesta hasta el cierre llegaba el turno de Orbital con su techno noventero; que si bien no es tan épico como el de Justice fue perfecto para culminar la noche.

Últimas Noticias