HUMOR Y REIVINDICACIÓN

María Peláe, a los hombres que rechazan a las lesbianas: "Es una picha, no una varita mágica"

María Peláe ha sido Pregonera en las Fiestas del Orgullo de Torremolinos, donde ha tirado de humor para reivindicar no solo la libertad sexual, también el poder de decisión de las mujeres sobre su propia vida. Sin que nadie las cuestione.

María Peláe
María Peláe // María Peláe

Europa FM

Madrid 06/06/2022 15:24

María Peláe es artista, lesbiana y activista. Utiliza sus letras para reivindicar libertad y derechos, pero también para cargar contra quienes permiten la homofobia o miran para otro lado. No solo se trata de respeto, sino de educar para que la violencia no campe a sus anchas en las calles.

La artista ha dado un intachable discurso en el Pregón del Orgullo de Torremolinos. Como maestra de ceremonias de las fiestas, Peláe se ha dirigido a todos esos hombres que no aceptan la sexualidad femenina cuando esta no encaja en sus normativas heterosexuales. Las jóvenes y mujeres pueden ser lesbianas. Y no pasa nada.

"Es niña, pero también es artista, y la niña se da cuenta de que le gusta su amiga Rociíto y terminan yendo a bares a los que solo van chicas. Y, escúchame, una aclaración de algo muy común que viene a cuenta: gracias, no necesitamos ningún pichazo que nos convierta, que tienes una picha, no una varita mágica, pedazo de acelga", recalcaba sobre una realidad que muchas veces queda en un segundo plano.

La artista llamaba a la unión del colectivo contra la homofobia. "Dentro del colectivo hay mujeres. Y aquí una os saluda. Además de la mochila de homofobia, el machismo nos sopla uno y otro día en la nuca. No hay cosa que más me duela que un gay y una lesbiana que no se apoyen, se admiren y se quieran", aseguraba antes de incluir al colectivo trans en su modelo de feminismo. "Que si somos feministas, las trans son como las que más, compañeras", dijo.

No hay que mirar para otro lado. Las agresiones homófobas siguen sucediendo aunque no formen el revuelo mediático de casos como el del joven Samuel de A Coruña. El odio no puede vivir en la calle.

"Pero cuidado con esto, cualquier día a las tres de la tarde o a las tres de la mañana vienen los fantasmas cargados de odio, a lo mejor tan gay como tú y como yo, pero con un discurso de carajote que los abala, que les da la legitimidad para, sin cultura, sin lectura ni neurona nos quieran partir por gusto y consumo nuestras caras", dijo. "En el arte pa' que te escuchen, hay que tocar las palmas", termina.

Te puede interesar