Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

JOHNNY, LA GENTE ESTÁ MUY LOCA

Una pareja gasta casi 300.000 euros para parecerse a Barbie y Ken

Anastasia Reskoss y Quentin Dehar es una pareja francesa que lleva 15 operaciones, con un coste de más de 270.000 euros para parecerse a Barbie y Ken. La transformación no está teniendo muy buen resultado, y nos recuerda al caso de Celso Santebañes, que invirtió más de 35.000 euros para parecerse al novio de Barbie, y que perdió recientemente la vida a causa de la leucemia.

Carlos Cano | Barcelona | Actualizado el 18/03/2016 a las 13:10 horas

Una pareja gasta 300.000 euros en parecerse a Barbie y Ken

Una pareja gasta 300.000 euros en parecerse a Barbie y Ken / Instagram

Barbie y Ken humanos

Anastasia Reskoss y Quentin Dehar llevan 15 operaciones y más de 270.000 euros gastados en parecerse a sus ídolos, Barbie y Ken. Incluso han pensado en cambiar sus nombres a Ken y Doll. Ya conocemos muchos casos de hombres y mujeres que buscan imitar al extremo a sus ídolos, como Tobias Strebel que quería ser como Justin Bieber o el joven brasileño Celso Santebañes 'el Ken Humano' que fallecieron durante su intento, o Herbert Chavez, empeñado con ser igual que Superman, y en ocasiones eso se convierte en una obsesión.

"Queremos pasar el resto de nuestros vidas juntos mutando en los muñecos que amamos", dice la pareja.

Con tan solo 20 y 23 años, estos Barbie y Ken humanos llevan invertidos 209.000 libras, algo más de 284.000 euros, en su transformación para parecerse a los dos famosos muñecos de Mattel. Más de 15 operaciones entre implantes, reconstrucciones, aumentos de pecho (13.600 euros), rinoplastias, silicona y botox a dojo y hasta la adquisición de un coche similar al de Barbie y Ken (cerca de 70.000 euros).

"Fui una buena estudiante, pero pronto me di cuenta de que quería parecerme a ella. Mis padres, al fin y al cabo, preferían una hija preocupada por su apariencia que preocupada por las drogas" afirma Anastacia.