QUÉ SON Y CÓMO TRABAJAN

Coordinadores de intimidad o la seguridad para coreografiar el sexo en cine y televisión

El #MeeToo supuso un antes y un después para las actrices que hasta ahora se habían tenido que enfrentar a abusos, chantajes y desprecios de una industria patriarcal. Consecuencia del movimiento son también los coordinadores de intimidad, una figura encargada de proteger, dar seguridad y coordinar las escenas de sexo.

Escenas de sexo de 'Criaturas salvajes', 'Eyes Wide Shut, 'Shame' y 'Perdida'
Escenas de sexo de 'Criaturas salvajes', 'Eyes Wide Shut, 'Shame' y 'Perdida' // seestrena.com

Juana Ávila

Madrid 07/09/2022 20:32

"Creo que la forma natural en que se comportan los amantes se arruinaría si alguien la redujera a un ejercicio técnico. Alguien que dice: ‘Haz esto, pon tus manos allí mientras tocas su cosa”. Con estas declaraciones, el actor de Juego de Tronos y El señor de los anillos Sean Bean reabría la polémica sobre la necesidad y la utilidad de los coordinadores de intimidad, la nueva figura profesional que ha aparecido en los sets de rodaje de series y películas.

Varias fueron las actrices que decidieron rebatir esta opinión y alzaron la voz. Entre ellas, la veterana Emma Thompson: “Los coordinadores de intimidad son la novedad más fantástica de nuestro trabajo. Y no, no puedes simplemente ‘dejar que fluya’. Hay una cámara, un equipo. No estás solo en una habitación de hotel, estás rodeada de un montón de tíos. Nunca va a ser una situación cómoda, y punto”.

¿Qué es un coordinador de intimidad?

La figura de coordinador de intimidad nació a partir del movimiento #MeToo, precisamente con la finalidad de ofrecer protección y seguridad a las actrices y actores a la hora de interpretar una escena de sexo.

"Nos encargamos de dar seguridad a los actores cuando interpretan escenas íntimas, a la vez que protegemos su consentimiento a lo largo de todo el proceso de la producción y ayudamos al director o directora con la visión creativa y con la coreografía de las escenas íntimas", explicaba Tábata Cerezo en una entrevista.

Ella es una de las pioneras de este trabajo en España y, junto a Lucía Delgado y Samantha Murray, es creadora de IntimAct, el primer colectivo de coordinación de intimidad español. El último proyecto en el que están trabajando es la serie Zorras, de Atresplayer, basada en la primera novela de la exitosa trilogía de Noemí Casquet así titulada.

Coincide Ita O’Brien en definir así su misión. Ellas es una de las pioneras en esta profesión en el mundo: “Un coordinador de intimidad es una persona que lleva a cabo un proceso y dota de una estructura a las escenas íntimas ya sea en teatro, cine o televisión”. Además, compara su trabajo con el de un coreógrafo dentro de un rodaje: “Está claro que necesita unas habilidades para saber cómo hacer un tango, cómo explicar los pasos a los actores y además tendrá que coreografiarlo teniendo en cuenta lo que quiere el director, dando lugar a la mejor danza posible”.

Cuando ella empezó a dedicarse a esto, en 2014, y presentó Intimacy Guidelines —Normas de intimidad— donde proponía cómo abordar y rodar las escenas íntimas y de sexualidad la industria era muy diferente y se pensaba que “si eras un actor tenías que desnudarte, grabar todo tipo de contenido sexual, porque eso es lo que eres”. Fue el #MeToo el que impulsó un ambiente de respeto y límites.

Así trabajan los coordinadores de intimidad

“Nuestro trabajo pasa por fases de preparación, ensayos y rodaje, pudiendo continuar hasta la postproducción”, aclaran las profesionales de IntimAct.

Consideran la preproducción fundamental para el desarrollo de su labor: la lectura de guion, la reunión con directores y productores, la entrevista con los actores y el intercambio de ideas con el equipo de vestuario para la utilización de las prendas de modestia —con las que se tapan las zonas íntimas— sentarán las bases a la hora de rodar esas escenas subidas de tono.

El ensayo previo con los actores hace posible que el día del rodaje el ambiente sea cómodo y más fácil para todos. Durante ese tiempo, se intercambian opiniones con los protagonistas y el director sobre la coreografía, se establecen límites y consentimientos, se acuerda la metodología de trabajo y se determina el material que se utilizará para no mostrar la desnudez plena.

Además de garantizar que de su cuerpo se va a mostrar lo que el actor quiera, la coordinadora se ocupa de que no haya escenas de sexo simulado con contacto genital directo: “Se acuerda desde el grado de desnudez hasta dónde tocar y qué tipo de escenas

sexuales están dispuestos a grabar. Una vez está todo claro, llega el momento de estructurar la escena”, contaba O’Brien..

Y ya está todo preparado para el día del rodaje en el que la coordinadora revisa el protocolo de set reducido —las personas estrictamente necesarias—, se ensaya con director y se termina de definir la coreografía. Durante todo el rodaje, ella está presente para solucionar posibles problemas y garantizar que todo lo pactado se cumple.

La actriz Amanda Seyfried dice haber salido ilesa de sus comienzos en la industria, pero aún así reconoce que se enfrentó a situaciones incómodas y tensas. “Con 19 años, ir por ahí sin ropa interior, ¿estás bromeando? ¿Cómo dejé que eso sucediera?”, se preguntaba en una entrevista para la revista Porter y confiesa que le hubiera gustado que hubiese estado presente la figura del coordinador de intimidad. “Ya sé por qué: tenía 19 años y no quería molestar a nadie, y quería conservar mi trabajo. Es por eso”, concluía

Te puede interesar