Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

TUVO QUE SER OPERADO

Arriesga su vida tras inyectarse aceite para aumentar sus bíceps

Rosario Dos Santos, de 25 años, comenzó a inyectarse hace tres una sustancia para aumentar sus músculos. Se volvió adicto y estuvo a punto de perder sus brazos.

antena3.com | Madrid | Actualizado el 23/10/2015 a las 09:50 horas

Rosario Dos Santos

Rosario Dos Santos / Agencias

Rosario Dos Santos Alves

Rosario Dos Santos, de 25 años, utilizó un cóctel de alcohol de aceite para aumentar sus bíceps muy peligoroso para su salud. Alves es un ex guardaespaldas, que asegura que algunos 'niños de su ciudad le tienen miedo, y le llaman la "bestia" o el "monstruo".

Además cuenta como el médico le dijo "que si continuaba así, tendría que amputarme los brazos". Sus brazos eran una roca. Ahora dice que "no vale la pena arriesgar la vida por tener los músculos más grandes".

Alves se obsesionó con este cóctel explosivo después de mudarse a Goiania en Brasil. Se apuntó a un gimnasio y varios compañeros le presentaron el Synthol, el alcohol de aceite, y se entusiasmó tanto con los resultados que se volvió adicto. "Mis brazos se volvieron tan duros que me costaba hasta pincharme", y "tuve que comprar agujas especiales", las que se utilizan para los toros.

Alves llegó a engañar a su mujer diciéndole que el cuerpo eliminaba el Synthol días después de inyectarlo. Cuando su mujer se enteró de la verdad, quiso romper la relación si él no dejaba este tratamiento. Entonces Rosario intentó suicidarse y tuvo que dejar su trabajo. Tuvo que ser ingresado en una clínica, y ahora dice estar completamente rehabilitado.

Aun así se enfrenta a graves problemas de salud y dolores constantes de las articulaciones. Incluso tuvo una insuficiencia renal debido a las toxinas del aceite y tuvo que someterse a una operación para retirarle parte de 'las rocas' que había causado su medicación, para no tener que sufrir la amputación de uno de sus brazos.

Su sueño es poder convertirse en culturista profesional, eso sí sin ayuda de ninguna.

Fuente: Esto no es noticia