ABUSOS Y MALTRATO

"Años de abusos y abandono", los detalles del tortuoso matrimonio de los padres de Britney Spears

Los padres de Britney Spears —Lynne y Jamie— contrajeron matrimonio en 1975 y su relación, problemática desde el inicio, acabó con un divorcio en el año 2002.

La disculpa del padre de Britney Spears a su hija
La disculpa del padre de Britney Spears a su hija // Gtres.

Europa FM

Madrid 17/07/2021 19:40

La actitud de Lynne Spears, madre de Britney Spears, respecto a la tutela de su hija ha desatado mucha controversia. La falta de posicionamiento de Lynne ha llevado a muchos a preguntarse cuál es la verdadera relación entre ella y el padre de la cantante, que ostenta la tutela de su hija desde el año 2008.

Recientemente ha declarado a favor de que su hija cuente con su propio abogado en el proceso judicial en el que se encuentra sumergida en un intento por recuperar su libertad, aunque no parece suficiente para los que defienden que Britney no ha contado con el apoyo de nadie de su familia en todos estos años de tutela.

Lynne y Jamie crecieron juntos en Kentwood, una pequeña ciudad situada en la ciudad de Lousiana. En 1975, la pareja contrajo matrimonio cuando ella tenía 21 años. Fruto de su matrimonio nacieron tres hijos: Bryan James (1977), Britney Jean (1981) y Jamie Lynn (1991).

Sin embargo, el matrimonio tuvo problemas desde el inicio de su relación, así lo describió Lynne Spears en su biografía publicada en el año 2008 titulada Through the storm: a real story of fame and family in a tabloid world (A través de la tormenta: una historia real de fama y familia en un mundo de tabloides).

En su relato, la madre de Britney Spears describe a Jamie como un hombre alcohólico, mujeriego y controlador. Además, asegura que tomó la decisión de divorciarse tras "años de abusos verbales, comportamientos erráticos y abandono".

Sobre el divorcio de sus padres, Britney Spears se pronuncio para la revista People asegurando: "Fue lo mejor que pudo pasarle a mi familia".

Intentó participar en la tutela

Durante años, Lynne Spears se ha mantenido al margen de la tutela que ejerce Jamie Spears, pero no ha perdido el contacto con su hija. Sin embargo, en 2019 compareció ante un tribunal para intentar ser parte de la tutela, pero la petición fue rechazada. Más tarde, en noviembre de 2020 apoyó la solicitud de la cantante para sacar a su padre de la tutela.

Mediante un comunicado emitido por un abogado, Lynne aseguraba que la relación entre padre e hija era "tóxica". Además, declaró que el dinero que su exmarido cobra de la fortuna de su hija es "sustancialmente inapropiado".