UN JUEZ LE DA LA RAZÓN

Natalia Jiménez gana a su exmarido en la batalla judicial por la custodia de su hija

El juez ha dado la razón a la exvocalista de La Quinta Estación, que había puesto una demanda a su exmarido Daniel Trueba ya que este impedía que su hija viajase con la artista a México una vez firmaron la separación.

Natalia Jiménez
Natalia Jiménez // GettyImages

Europa FM

Madrid 20/12/2022 17:30

Natalia Jiménez y Daniel Trueba se enamoraron en 2009 y se casaron en 2015, coincidiendo con el cumpleaños de la intérprete de canciones como El sol no regresa o Quédate con ella.

En 2016 nació la pequeña Alessandra y a principios de 2021 la pareja decidió poner fin a su matrimonio después de 12 años de relación. Desde entonces, la expareja ha estado sumergida en una batalla judicial por la custodia de su hija.

Daniel Trueba buscaba conseguir la custodia exclusiva de la pequeña y pedía que se supervisasen las visitas de Natalia a la pequeña.Alegaba una presunta inestabilidad emocional por parte de la intérprete pero un juez ha denegado sus requerimientos y le ha dado la razón a la cantante y exvocalista de La Quinta Estación.

Un juez de Miami le ha dado a la artista la autorización pertinente para que pueda viajar con su hija, de seis años de edad, a México. Su padre quería impedir que viajase al país azteca argumentando que no era un sitio segura para su hija, pero finalmente los deseos de Jiménez se han hecho realidad.

"Gracias por vuetras oraciones. ¡Funcionaron! Soy un mar de lágrimas de emoción. Los quiero", ha dicho en sus redes sociales, donde ha agradecido el cariño y el apoyo de sus seguidores durante todo este tiempo.

La cantante demandó a su exmarido por la vía civil tras la intención de este de reclamar la custodia exclusiva e impedir que la cantante viajase con su hija a México, país donde reside toda su familia y donde pasa largos períodos de tiempo por motivos personales y laborales.

"!Estoy feliz de que mi hija va a poder venir conmigo a México; vamos a estar de vacaciones, en diciembre, y al fin va a venir a México conmigo!, ¡sí!, ¡sí! ¡Estoy feliz, estoy muy contenta!", celebraba la cantante, que con esta resolución pone fin a una batalla judicial por la custodia de su hija.

No fue una separación fácil. En la demanda de divorcio aparecían acusaciones cruzadas entre Natalia y su exmarido, que habrían presentado más de 200 docuemntos acusándose de abuso de drogas y alcohol, tal y como informó el programa Primer Impacto a principios de 2021.