Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

NADA ES LO QUE PARECE

La realidad detrás del vídeo viral del chimpancé que lanzó sus heces y acertó en la cara de una abuela

En apenas tres días, el vídeo de un chimpancé atacando con excrementos a los visitantes del John Ball Zoo de Michigan ha conseguido más de 2,5 millones de reproducciones en Youtube. Sin embargo, aunque muchos se han tomado a broma el asunto, la actitud del animal demuestra que está sufriendo.

@europa_fm | Madrid | Actualizado el 12/07/2018 a las 21:18 horas

La realidad detrás del vídeo viral del chimpancé que lanzó sus heces y acertó en la cara de una abuela

La realidad detrás del vídeo viral del chimpancé que lanzó sus heces y acertó en la cara de una abuela / Youtube

Todo comenzó cuando Jacob Mitchell, uno de los visitantes del zoo John Ball de Michigan (Estados Unidos), compartió en Youtube un vídeo en el que se podía ver a un chimpancé detrás de un cristal haciendo gestos y sonidos "graciosos" en respuesta a las provocaciones de unos niños.

Los allí presentes reían a carcajadas cuando de repente el animal comenzó a lanzar sus propios excrementos contra la multitud. La impecable puntería del animal hizo que el chimpancé acertase de pleno y "la caca" terminó en la cara de una señora mayor que se encontraba allí con su familia.

Pero la actitud del animal, que muchos han encontrado simpática, dista mucho de ser graciosa. De hecho, el propio Jacob Mitchell apuntó en la descripción del vídeo que la publicación del mismo "pretende visibilizar la importancia de no burlarse de animales en zoológicos". Además, adjuntó varios enlaces para donar dinero al zoo donde vive el chimpancé, puntualizando que "es fundamental no tocar el vidrio, no gritar a los animales o no darles de comer".

Un mensaje bastante contradictorio si destacamos que es el propio zoológico el que permite que los visitantes golpeen el cristal, den de comer al animal y se rían de él descaradamente.

Que los monos son uno de los animales más inteligentes que existen es algo que nos han enseñado a todos en la escuela, así que el sentido común nos hace pensar que el chimpancé fue consciente de la humillación que estaba sufriendo y decidió vengarse con la única cosa que tenía a mano: sus excrementos. Si hubiera cogido otro objeto, como por ejemplo una piedra, las consecuencias serían fatales.

Jacob Mitchell aseguró que la autoría del vídeo pertenece a su amiga Erin Vargo, una ex trabajadora del zoo que se encontraba con él en ese momento. Ella misma compartió el vídeo en Facebook con esta descripción: "Jake y yo pensábamos que iba a ser el típico día en el zoo y resulta que se convirtió en la cosa más divertida que he visto en mi vida. De verdad que me muero de la risa. Y no puedo creer haberlo grabado en vídeo".

Parece que ninguno de los dos ha entendido nada.

Últimas Noticias

Ranking de artistas