Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

PROVOCACIÓN EN BARCELONA

Rihanna sube la temperatura del Palau Sant Jordi de Barcelona

Exitazo de la explosiva cantante de Barbados Rihanna ayer en su concierto de Barcelona.

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 22/10/2015 a las 16:24 horas

Rihanna en el Palau St. Jordi

Rihanna en el Palau St. Jordi / europafm.com

Y es que Rihanna es símbolo de belleza y sensualidad allá por donde pasa, provoca de todo menos indiferencia tanto entre ellos como ellas.

En un show no apto para menores de edad apareció envuelta en un mini batín azul eléctrico que duro poco envolviendo a la estrella, el atuendo dió paso un colorido bikini que lucía la cantante. A partir de entonces lo que siguió fue un continuo derroche de erotismo y desparpajo en el escenario, mezclado con una actitud provocativa e irreverente que es la que a menudo la caracteriza. No hay que olvidar que la diva caribeña es un chica de armas tomar y ha decidido hacer de su actitud provocativa una forma de ser y un estilo característico.

Una ingente cantidad de almas asistieron al evento en el Palau St.Jordi, cuya capacidad para 20.000 personas seguro fue rebasada. Fue un noche reservada para los hitazos más conocidos de la ambición de Barbados, que supo ganarse rápidamente al público de la ciudad Condal. De los primeros temas en sonar fueron el conocido Only girl y S&M, interpretados encima de un escenario de estética futurista con plataformas y esferas plateadas. Posteriormente vino el Shut up and Drive, para el tema contó con la colaboración de un guitarrista al estilo heavy que deleitó al personal con un solo rockero. Pero sin duda fue el Dubstep Man Down con el que la joven artista de 23 años mostró más entusiasmo encima del escenario. De su último trabajo, Talk that Talk, poco pudimos oír más que el sonadisimo We found Love, claro que con tanto derroche de sensualidad pocos fueron los que se percataron del hecho.

No decepcionó, con este recital Rihanna puede marcharse de Barcelona satisfecha y con los deberes hechos, sabe que se ha gando al público catalán que seguro querrá disfrutar de su música en próximas ocasiones.