Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

CAMAS LIBRES DE PARÁSITOS

No hagas la cama, es bueno para la salud

Según un estudio de la Universidad de Kingston, una cama deshecha favorece la ventilación, la penetración de la luz del sol y la eliminación de ácaros y arácnidos que habitan entre las sábanas. Unas sábanas perfectamente colocadas crean un 'espacio viral' donde estos insectos defecan constantemente, teniendo efectos negativos para la salud.

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 23/10/2015 a las 10:20 horas

Las camas sin hacer albergan menos ácaros

Las camas sin hacer albergan menos ácaros / Internet

Los ácaros anidan entre las sábanas

Si odias hacer la cama de buena mañana, estás de enhorabuena; y si eres una amante del orden y la perfección, deberías reconsiderar tus hábitos. Según un estudio de la Universidad de Kingston (Reino Unido), hacer la cama es perjudicial para la salud debido a que extiende la vida de los ácaros que allí anidan.

Los ácaros habitan en colchones, almohadas, edredones o peluches y les encanta la humedad que genera nuestro sudor y los espacios poco ventilados. Unas sábanas perfectamente colocadas son un caldo de cultivo para estos parásitos, creando un 'espacio viral' que favorece su existencia, provocando efectos negativos sobre la saludo como asma, eczemas, dermatitis, fiebre de heno crónica, alergias y hasta insomnio.

Una cama hecha puede alojar 1,5 millones de ácaros

Stephen Pretlove, uno de los autores del estudio, explica que una cama sin hacer favorece la destrucción de ácaros, gracias a la exposición a la luz del sol y una buena ventilación. Estos insectos, que no se pueden eliminar con productos de limpieza o utilizando un aspirador, durante los 20 días que viven, no hacen otra cosa más que defecar.

Así que si en tu cama no quieres tener espectadores indeseables, déjala sin hacer, abre las ventanas de par en par para que se ventile y deja que la luz del sol acabe con los ácaros.