Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE ÁNGELA GONZÁLEZ

La llamada...

¿Hasta qué punto pueden llegar los enemigos de Ponte a prueba? ¡Descúbrelo aquí! Haz como Ángela y envía tu relato a ponte@europafm.es

Ángela González | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:49 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Dos menos cuarto de la noche acabamos de hacer un programa especial de Halloween. Puchi ha sido la primera en salir del estudio, iba con demasiada prisa. Josep, Laura y yo salimos diez minutos más tarde, cada uno cogemos nuestros coches para regresar a casa después de hacer un buen programa.

Estoy conduciendo por la autopista, cuando de repente recibo una llamada de un número que no tengo guardado. Me suena bastante. No puedo cogerlo porque puedo tener un accidente.

A los dos minutos recibo otra llamada, esta es de Laura. Esta vez me paro a un lado de la calzada. Y contesto a la llamada.

- Sara, ¿Sabes dónde puede estar Puchi? - Dice Laura desesperada.

- No lo sé, ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

- Ha llamado el novio de Puchi a Josep ya que todavía no ha llegado a casa. Josep, tú y yo nos vamos a volver a reunir en el estudio. Nos vemos en un rato.

- Vale allí nos vemos.

Diez minutos después...

- ¿Qué ha pasado Josep? - Digo con lágrimas en los ojos.

- Creo que han secuestrado a Puchi - Dice Josep muy nervioso.

- ¿Quién ha podido hacer algo así a nuestra Puchi? - Dice Laura aterrorizada.

En ese momento recibo una llamada. Es el mismo número de antes. Lo cojo y...

- ¿Hola?

En otro lugar de la ciudad al otro lado del teléfono...

- ¿Puchi, me conoces verdad? - Dice con una voz muy aguda.

- Sí, echaste a mi compañera de Ponte a prueba por quedarse embarazada. ¿Qué coño quieres de mí? ¿Por qué me tienes atada?

- Quiero que dejéis de hacer ese maldito programa, me estáis quitando demasiada audiencia, o que tu trabajes para mí.

- No vas a terminar con los luchadores, ellos no se merecen que el programa termine y no voy a trabajar para ti.

- Bueno, pues entonces vamos a darles un buen susto a tus amigos, - Dice con voz maléfica.

La llamada se cortó y jamás volvieron a saber nada de la productora de Ponte a prueba.