Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE LAURA DALMAU

La sorpresa

El pomo de la puerta del estudio estaba manchado de sangre... ¿Tienes una historia? Envía tu relato a ponte@europafm.es

Laura Dalmau | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Era la 01:30 h. de la madrugada, acababa de salir de la emisora y me dirigía a casa, con los cascos puestos escuchando a Julie para que el camino se me hiciera mas ameno.

De repente la radio se cortó, me estaban llamando. Mi sorpresa fue cuando vi el numero de la emisora en la pantalla. Rápidamente contesté desconcertado.

-¿Sí?

-¡Josep, Josep! ¡Regresa, ha pasado algo!

-¿Qué pasa Puchi? Creía que os habíais ido ya...

-¡Corre ven!- Fue lo último que Puchi dijo antes de colgar.

Me di la vuelta rápidamente, algo estaba pasando y no tenía un buen presentimiento.

Llegué al estudio y las luces estaban apagadas, el silencio inundaba la sala. De repente se escuchó un grito ahogado de terror, era Sara.

Corrí por el pasillo pero no encontraba el lugar del que provenía aquel grito.

-¡Sara!- grité, pero nada, todo era silencio.

Seguí andando por los pasillos de la emisora intentando encontrar una explicación a lo que estaba pasando. Al final del pasillo había un gorrito gris en el suelo, enseguida lo reconocí, era de Laura, ¿qué estaba pasando?

Me dirigí a la sala donde hacíamos Ponte a prueba, el pomo de la puerta estaba manchado  ¡de sangre!. La abrí de golpe y encendí la luz aterrorizado por lo que me podía encontrar...

-¡¡¡¡¡¡Sorpresa!!!!- gritaron.

Allí estaban las chicas, con su mejor traje de fiesta, bien maquilladas y unas copas para brindar. Ese dia me había ido triste de la radio pensando que se habian olvidado de mi cumpleaños, pero no.

Comenzamos a celebrar, pero de repente se apagó la luz y comenzaron a oirse unos pasos. De nuevo sonó un telefono, era el de Laura.

-Esperad divinos que contesto- dijo algo nerviosa.

Cogió el movil y nos miró con la cara descompuesta al ver quién la llamaba, era de la emisora, donde solo  nos encontrabamos nosotros...