DE PELÍCULA DE HUMOR NEGRO

Cómo el móvil del viudo de Concha Márquez Piquer acabó en el féretro de la cantante

Hay veces que la realidad supera la ficción. Lo que le ocurrió a Ramiro Oliveros en el entierro de su mujer, la cantante Concha Márquez Piquer, es propio de película de humor negro. Quiso darle un último adiós a la artista y su móvil acabó siendo enterrado junto al cuerpo sin vida de la artista.

Cómo el móvil del viudo de Concha Márquez Piquer acabó en el féretro de la cantante
Cómo el móvil del viudo de Concha Márquez Piquer acabó en el féretro de la cantante // Gtresonline

Europa FM

Madrid 28/10/2021 09:15

El pasado 18 de octubre el mundo de la música despidió a la cantante Concha Márquez Piquer, hija de la célebre artista Concha Piquer. Roto de dolor, su viudo, el actor Ramiro Oliveros, quiso despedirse por última vez y ahí se produjo un percance propio de película de humor negro. Oliveros perdió el móvil dentro del féretro.

La periodista Beatriz Cortázar lo contó en el programa de esRadio revelando que el incidente se produjo cuando el intérprete se acercó al cuerpo ya sin vida de la cantante para abrazarla antes de que enterrase el féretro. Al acercarse al ataúd se le cayó el dispositivo.

"Se ha quedado mi teléfono dentro del féretro. En la caja. Con Concha", le contó el propio Oliveros a Cortázar.

Ramiro Oliveros junto a su hija Iris en el entierro de Concha Márquez Piquer title=
Ramiro Oliveros junto a su hija Iris en el entierro de Concha Márquez Piquer // Gtresonline

No se dio cuenta del incidente hasta tiempo después cuando ya no podía recuperarlo. El móvil había sido enterrado junto a Concha Márquez Piquer.

Para confirmarlo, Iris, la hija de la pareja, llamó al móvil de su padre para tratar de localizarlo.

"¿Qué hace la hija cuándo se entera?, llama al cementerio para que el operario se acerque a la lápida a ver si suena el teléfono, porque continuaba dando señal", contó Joaquín Prat en Cuatro al día.

El trabajador se acercó al lugar donde está enterrada la artista, pero no escuchó sonar el aparato. La confirmación de que había caído dentro de la tumba, llegó cuando Iris analizó las fotos del entierro y vio cómo el móvil de su padre caía dentro de la caja.

Ramiro Oliveros se ha comprado un teléfono nuevo. Por suerte, según ha dicho el programa, la compañía "le ha respetado el número" que ya tenía.