SIN PROBAR EL ALCOHOL

Slash, guitarrista de Guns N' Roses, celebra 15 años de sobriedad

El conocido guitarrista de Guns N' Roses cumple 15 años sin probar una gota de alcohol. Su novia ha querido felicitarlo por su sobriedad a través de las redes sociales.

Slash, guitarrista de Guns N' Roses
Slash, guitarrista de Guns N' Roses // GTRES

Europa FM

Madrid 05/07/2021 15:16

"Bebé, ¡Felicitaciones por tus 15 AÑOS de SOBRIEDAD! Un adicto que logra la recuperación es capaz de lograr cualquier cosa (palabras sabias que alguien dijo). Estoy muy orgullosa de ti todos los días, pero hoy estoy muy orgullosa de ti. ¡Te quiero hasta la luna y más allá!".

Este fue el emotivo mensaje que la novia de Slash, Meegan Hodges, le dedicó al músico en sus redes sociales. Una felicitación cargada de significado, ya que una adicción como el alcoholismo no es fácil de superar y requiere de una grandísima fuerza de voluntad. La felicitación iba acompañada de una imagen del guitarrista con Jimmy Webb, que falleció en abril de 2020 víctima de un cáncer.

Con los años, el guitarrista ha sabido ponerse en las manos adecuadas para tratar sus problemas y ahora puede decir que su esfuerzo tiene recompensa. No solo su chica está orgullosa de él, también una horda de fans han aprovechado para brindarle apoyo y aplaudir su actitud.

Como resultado de su adicción al alcohol, el músico fue diagnosticado de una miocardiopatía, una dolencia que dificulta que el corazón bombee sangre al resto del cuerpo. Además, el artista ha hablado alguna vez de este problema con el alcohol e incluso con la heroína.

"Yo no soy de origen alcohólico, pero mi padre era bebedor y la gente de mi familia era bebedora, y nacer en Inglaterra era solo parte de la cultura de los pubs", dijo durante una entrevista a Classic Rock. "Sé que si pensara que podría tomar una copa, dejaría la puerta abierta. Sé cómo funciona eso, porque lo he hecho antes, así que me abstengo por completo", añadió.

Su testimonio sobre la rehabilitación

En el año 2007, Slash habló abiertamente de su proceso de recuperación en su autobiografía, una terapia que no fue fácil pero que le salvó de caer al abismo.

"Esta vez la rehabilitación resultó ser muy buena para mí, porque esta vez me rendí. Primero dejé las drogas, luego me aclaré la cabeza y trabajé un poco para averiguar por qué me gustaba ponerme en la misma posición una y otra vez. Temprano por la mañana del 3 de julio de 2006, ingresé en rehabilitación. Hice treinta días completos, me entregué por completo. Aprendí más sobre mí de lo que jamás pensé que fuera posible. Y he estado sobrio desde entonces", contó.