Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

ID SACANDO EL CHEQUE

Rihanna, Coldplay o Katy Perry podrían pagar por tocar en la Super Bowl

¿Te imaginas a Rihanna, Coldplay o Katy Perry pagando por cantar? Puede pasar, ellos son los candidatos que baraja la la Liga de Fútbol Americano (NFL) para actuar en el descanso de la Super Bowl de 2015, un evento con más de 100 millones de espectadores sólo en Estados Unidos. Una publicidad gratuita hasta ahora, la NFL reclamaría que los músicos paguen por cantar. ¿Lo conseguirán?

@europa_fm | Barcelona | Actualizado el 23/10/2015 a las 08:59 horas

Rihanna, Coldplay o Katy Perry podrían pagar por actuar en la Super Bowl

Rihanna, Coldplay o Katy Perry podrían pagar por actuar en la Super Bowl / europafm.com

El intermedio de la Super Bowl nos da a los amantes de la música 13 minutos de puro espectáculo con artistas de talla mundial. En la final del fútbol americano pudimos ver el pezón de Janet Jackson, la reunión de Destiny's Child o Madonna repasando sus hits.

Hasta ahora, actuar ante más de 100 millones de personas en Estados Unidos era una publicidad gratuita para los artistas que actuaban ya que aunque no cobraban nada tenían una repercusión mundial que lo compensaba. Ahora, la liga nacional de fútbol americano (NFL) se ha plantado y pide que los artistas que paguen.

Este año los candidatos para el deseado descanso de la Super Bowl son Katy Perry, Rihanna y Coldplay. Con ellos está negociando la NFL por primera vez para que o bien los artistas paguen un porcentaje de los beneficios de su gira después de la Super Bowl o que hagan otro tipo de contribución financiera, según afirma el Wall Street Journal.

Aún no ha trascendido la respuesta de los artistas pero habrá que ver que cara se les ha quedado al oír que a lo mejor tendrían que pagar. Quién actúe tendrá el reto de superar el récord de 115 millones de espectadores conseguidos el año pasado por Bruno Mars y Red Hot Chilli Peppers, el evento más visto de la historia en Estados Unidos.