Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

NO, NO ES UN MILAGRO

La dieta ketogénica: Perder peso comiendo grasa

¿Qué es la dieta 'ketogénica' y porqué está tan de moda? Recientemente, la dieta 'keto' se ha popularizado entre los deportistas de alto nivel y ya es una de las más seguidas para perder peso.

@europa_fm | Madrid | Actualizado el 06/03/2018 a las 10:29 horas

Dieta ketogénica

Dieta ketogénica / Pixabay

La dieta ketogénica o cetogénica es conocida popularmente como 'Keto' y hace un tiempo que causa furor especialmente entre el mundo del culturismo. Es adecuada para aquellos que buscan perder peso en poco tiempo, pero avisamos: los milagros no existen y es necesario hacer mucho ejercicio.

La dieta Keto no es alta en proteínas, es alta en el consumo de grasa y muy baja en carbohidratos. Esto se traduce básicamente en consumir grandes cantidades de mantequilla, crema, frutos secos y aceites, es decir "grasa sana". Por la contra, se debe reducir el consumo de azúcar, granos, pan, pasta o incluso frutas y vegetales.

¿Y cómo es que tanta grasa puede ser buena para el cuerpo? Pues porque cada una de nuestras células contiene grasa. La grasa nos da energía, nos ayuda a quemar calorías y nos permite la absorción de vitaminas A,D,E y K. Eso sí, es muy importante que los alimentos con grasa que consumamos contengan grasa saludable, como es la que contiene el pescado, el aguacate y los frutos secos.

La dieta ketogénica es muy estricta para seguirla para mantenerla durante mucho tiempo y cabe destacar que no es apta para todos. Hay muchas personas con condiciones físicas que no deberían seguir este régimen. Esta dieta es apropiada sobretodo para deportistas y personas que realicen mucha actividad física.

Esta dieta tiene su origen en el siglo XX, cuando se utilizaba para tratar a los niños que sufrían epilepsia. Los pequeños entraban en estado de 'ketosis', que reduce la frecuencia de estos ataques.