TUVO QUE ABORTAR A LAS 20 SEMANAS

La desgarradora foto con la que Chrissy Teigen recuerda al bebé que perdió hace un año

Chrissy Teigen y John Legend perdieron a su tercer hijo hace un año, cuando la modelo se vio obligada a abortar a las 20 semanas de gestación. Ahora, ha querido recordar este momento que marcó su vida para siempre con una desgarradora foto y una profunda reflexión.

Chrissy Teigen y John Legend
Chrissy Teigen y John Legend // Getty

Europa FM

Barcelona 29/09/2021 12:13

El 1 de octubre de 2020 Chrissy Teigen y John Legend hicieron pública una triste noticia con sus seguidores: habían perdido al bebé que estaban esperando. Después de estar hospitalizada por una grave hemorragia tras sufrir un desprendimiento parcial de placenta, la modelo se vio obligada a abortar a las 20 semanas de gestación al estar en peligro su propia vida.

Un año después ha querido recordar este momento de la forma más honesta posible, con una imagen que refleja el dolor de una madre tras haber perdido a su bebé. Junto a la foto en la que aparece Chrissy llorando desconsoladamente en la camilla del hospital mientras John Legend aparece a su lado consolándola, ha escrito una profunda reflexión sobre lo que ha supuesto para ella este traumático episodio en su vida.

"Y al hijo que casi tenemos. Hace un año me diste el mayor dolor que jamás haya podido imaginar para demostrarme que podía sobrevivir a cualquier cosa, incluso si no quería. No pude cuidarte, pero viniste y te fuiste para que me amara y me cuidara porque nuestros cuerpos son preciosos y la vida es un milagro. Me dijeron que sería más fácil, pero eso aún no ha comenzado. Mamá y papá te amarán por siempre".

Su testimonio para ayudar a otras mujeres

A finales de octubre de 2020, un mes después de sufrir su aborto, Chrissy quiso compartir su experiencia publicando una extensa entrada en su blog en Medium. La modelo empezó dando las gracias por todas las muestras de cariño recibidas desde que hicieron pública la triste noticia.

A continuación, explicó el motivo por el que se había decidido a contar su experiencia. Por un lado, hacia referencia al tabú que continúa siendo el aborto hoy en día, y quería que otras mujeres que habían pasado por su misma situación no se sintiesen solas. Por otro, necesitaba plasmar de alguna manera que eso había pasado: "No tenía sentido para John en ese momento. Pero sabía que necesitaba saber de este momento para siempre, de la misma manera que necesitaba recordarnos besándonos al final del pasillo, de la misma manera que necesitaba recordar nuestras lágrimas de alegría después de Luna y Miles. Y sabía absolutamente que necesitaba compartir esta historia".

Por este motivo, Teigen describió con detalle todas las complicaciones durante estas 20 semanas de gestación, como los constantes sangrados que sufría y que provocaron este triste desenlace: "Finalmente, tuve una noche bastante mala en la cama (...) Mi sangrado se estaba volviendo más y más fuerte. El fluido alrededor de Jack se había vuelto muy bajo, apenas podía flotar. En algunos momentos, juré que estaba tan bajo que podía acostarme de espaldas y sentir sus brazos y piernas desde fuera de mi vientre", describe.

"Después de un par de noches en el hospital, mi médico me dijo exactamente lo que sabía que vendría: era hora de decir adiós. Él simplemente no sobreviviría a esto, y si continuaba, yo tampoco podría. Habíamos probado bolsas y bolsas de transfusiones de sangre, cada una de las cuales me atravesó como si no hubiéramos hecho nada en absoluto", narró describiendo el inmenso dolor que sintió cuando vio que no podían hacer nada por salvar al pequeño Jack.