ACLARA SU LOOK EN 'ZAPEANDO'

¿Por qué era tan importante aparecer sin pelo? Cristina Pedroche explica su 'look' en las Campanadas

Cristina Pedroche no se ha afeitado la cabeza para las Campanadas de 2021. Todo fue un plan trazado por la presentadora de 33 años y su estilista Josie para que luciese mejor el vestido de Manuel Piña que lució el 31 de diciembre. Así lo ha contado este lunes en Zapeando.

Cristina Pedroche, en las Campanadas de 2021
Cristina Pedroche, en las Campanadas de 2021 // Antena 3

Europa FM

Madrid 03/01/2022 16:31

Cristina Pedroche no se ha afeitado la cabeza para las Campanadas de 2021. La presentadora de 33 años ha acabado con las dudas al aparecer este lunes en Zapeando con su tradicional melena recogida en un un moño y decorada con una horquilla en forma de mariposa.

Todo fue fruto del maquillaje y de un plan trazado por Josie, su amigo y estilista. "Pero ¿por qué era tan importante aparecer sin pelo esa noche?", quiso saber Dani Mateo este lunes en Zapeando.

Cristina Pedroche, el lunes 3 de enero en Zapeando title=
Cristina Pedroche, el lunes 3 de enero en Zapeando // laSexta

"Cuando me enseñó el diseño [un vestido de 1991 del diseñador Manuel Piña] , Josie me dijo que odiaba el pelo, que ahí no había manera de cuadrar el pelo", contó Pedroche sobre el casco de Manuel Albarrán con el que completo el look. "Me dijo que no había manera de cuadrar el pelo, que me lo tenía que cortar, que me tenía que rapar la parte de abajo y los nacimientos de la orejas", continuó la presentadora, que semanas antes había adelantado que el plan de su compañero le condicionaría todo 2022.

Consciente de que con esa fórmula se quedarían "como a medias", Pedroche tuvo la idea que vimos en pantalla.

"Con caracterización, pensamos en esconder todo el pelo de forma natural y cuando lo vio le convenció". "Además, si yo me rapo ahora mismo, lo normal es que mi cabeza no esté toda lisa o del mismo color", dijo la presentadora, que para cubrir su calva se puso un casco, que a partir de ahora se exhibirá en el museo de Manuel Piña de Ciudad Real.

Para este renacer, Cristina Pedroche necesitó más de cuatro horas de preproducción. Ensayó dos horas, de cuatro a seis de la tarde, y de "seis a las diez y media, once" estuvo en el camerino arreglándose. El resultado se ve bien en est afoto.