SE CONTAGIÓ EN NOVIEMBRE DE 2020

Las secuelas del coronavirus que arrastra Elena Tablada ocho meses después de pasar la enfermedad

El coronavirus aún le pasa factura a Elena Tablada. La diseñadora y expareja de David Bisbal, que pasó la enfermedad en noviembre de 2020, aún arrastra importantes secuelas. Lo ha contado en una entrevista, donde ha revelado que entre otras cosas sufre pérdidas de memoria.

Elena Tablada relata las secuelas que aún tiene del coronavirus
Elena Tablada relata las secuelas que aún tiene del coronavirus // Gtresonline

Europa FM

Madrid 20/07/2021 13:17

Elena Tablada convive todavía con las secuelas del coronavirus. La diseñadora y expareja de David Bisbal pasó la enfermedad en noviembre de 2020 pero aún le pasa factura.

El pasado junio contó en Instagram Stories que tenía pérdidas de memoria a causa de la enfermedad y ahora ha relatado en una entrevista en ¡Hola! todos los problemas que arrastra ocho meses después.

  • Alteraciones en la memoria

El primero es neurológico. Ocho meses después Elena Tablada sigue arrastrando problemas de memoria, pero no está preocupada.

"Me hice una resonancia, pero salieron bien las pruebas", cuenta en la revista. "El neurólogo dijo que pasa un montón. Son como microtrombos, pero que se recupera", explica Tablada.

  • Ni gusto ni olfato

Tablada continúa teniendo problemas olfativos y de gusto.

"Todavía no lo he recuperado. Bueno, un poco, pero me ha cambiado completamente el gusto", explica la diseñadora, que cuenta que "la salsa de soja sabe diferente, como la colonia".

En la entrevista, Tablada explica que "cuando entra el virus como que te absorbe todos las vellosidades de la nariz y de la zona otorrinolaringológica". "Como que arrasa con la zona y, por eso, se pierde el olfato y el gusto", explica Tablada, que tampoco está preocupada por este tema.

"Los médicos me han dicho que el gusto y el olfato pueden tardar en recuperarse tres años", cuenta.

Contagiada en noviembre de 2020

Elena Tablada se contagió de coronavirus el 17 de noviembre de 2020 aunque no lo contó hasta el pasado abril.

La diseñadora sufrió la enfermedad poco después de que su abuela, a la que estaba muy unida, falleciese a causa de la Covid-19. Elena Moure supo que estaba enferma por una radiografía que le hicieron y que determinó que se encontraba en el octavo día, pero no presentaba síntomas ni necesitaba respiración asistida. Era difícil imaginar el fatal desenlace.