LA VERDAD SALE A LA LUZ

No le servía el vestido de Marilyn Monroe: la verdad de Kim Kardashian en la Gala MET

A Kim Kardashian no le servía el vestido de Marilyn Monroe. Un vídeo de TMZ muestra que la empresaria y modelo tuvo que alterar el cierre del diseño y por eso no soltó en la alfombra roja de la Gala MET el abrigo de piel blanco con el que se cubría la parte baja de la espada.

Kim Kardashian, en la Gala MET 2022
Kim Kardashian, en la Gala MET 2022 // Getty Images

Europa FM

Madrid 05/05/2022 08:40

Kim Kardashian quiso epatar en la Gala MET 2022 y eligió para la cita el vestido que vistió Marilyn Monroe para cantarle 'Happy Birthday, Mr. President' a John F. Kennedy. No le fue fácil lucir el vestido de la Ambición Rubia. Kim Kardashian, que decidió este look después de la Gala MET 2021, adelgazó casi siete kilos para poder llevarlo.

A la sorpresa inicial le siguieron las críticas. Kim Kardashian pasó hambre para el desfile por la alfombra roja del Museo Metropolitano y eso la puso en el punto de mira. La actriz Lili Reinhart la llamó públicamente "estúpida y tóxica" por pasar hambre y presumir de ello para acudir a una fiesta con un vestido concreto. "Cuando sabes muy bien que millones de hombres y mujeres jóvenes te admiran y escuchan cada una de tus palabras", puntualizó.

A esto se suma un vídeo de TMZ que destapa la verdad de Kim Kardashian en la Gala MET. La modelo y empresaria forzó para ponerse el vestido de Marilyn Monroe. No le cerraba y tuvieron que hacerle un cierre alternativo, con una faja del mismo color por debajo y una lazada para evitar que se abriese. Ahora se explica por qué no soltó en ningún momento el abrigo de piel blanco que cubría la parte trasera del vestido.

Aquí se ve cómo hicieron.

La cuestión no es que no le sirviese, la cuestión es que el vestido de Marilyn Monroe es una pieza de museo por el que el multimillonario canadiense Jim Pattison pagó en una subasta en 2016 la friolera de 4,8 millones de dólares. El vestido diseñado por Jean Louis se exhibe habitualmente en el Ripley’s Believe It or Not! de Orlando. Desde que se lo puso Marilyn Monroe el 19 de mayo de 1962 no se había lavado ni se había vuelto a poner nadie. La actriz murió tres meses después, el 4 de agosto de 1962.

Ese 19 de mayo de 1962 Marilyn no llevaba ropa interior y el vestido tuvo que ser cosido en el último minuto antes su aparición en el escenario del Madison Square Garden de Nueva York. Iba tan ceñido que el vestido empezó a desgarrarse durante la velada.

Te puede interesar