EN BLANCO Y NEGRO

El cumpleaños más loco de Freddie Mercury: así fue la fiesta que montó al cumplir 39

El 5 de septiembre de 1985, el líder de Queen, Freddie Mercury, decidió celebrar sus 39 años a lo grande. No parecía ser una novedad considerando su reputación como amante de los grandes eventos cargados de lujos para todos los invitados, sin embargo, esta fiesta destacó entre todas como la más loca.

Freddie Mercury
Freddie Mercury // GTRES

Europa FM

Madrid 05/09/2022 12:59

Freddie Mercury era un gran organizador de eventos. Así lo cuentan sus personas más cercanas, que aseguran que al líder de Queen le gustaba que sus fiestas estuvieran llenas de lujo y ostentación.

Solía celebrar sus cumpleaños a lo grande, pero ninguna fiesta como la del 5 de septiembre de 1985, año en que celebró su 39 cumpleaños con una fiesta que será recordada como la más salvaje de todas las que organizó. Te contamos los detalles de lo que ocurrió aquel día.

La invitación a la fiesta

Jim Hutton, la pareja de Mercury, le dio la idea temática para la fiesta, como cuenta en su libro de memorias: "En un fin de semana de agosto hablamos sobre el tipo de fiesta que él tendría que preparar para festejar sus treinta y nueve años, que cumpliría el 5 de septiembre. Sugerí que debía ser una fiesta de blanco y negro y pareció gustarle la idea".

El artista invitó a todos su amigos a un club nocturno en Munich llamado Henderson's que había alquilado para la ocasión. Freddie Mercury pidió que se decorara todo en blanco y negro para que concordara con la temática de la fiesta.

Todos los invitados debían ir disfrazados y el propósito de la fiesta, además de celebrar el cumpleaños del artista, era grabar material para el vídeo Living on my own. Se rumorea que en se filmaron más de 50 horas de vídeo.

El icónico vestuario de Freddie Mercury

El disfraz que llevó Freddie Mercury ese día se ha convertido en uno de los trajes más recordados del artista. El cantante de Queen vistió un leotardo de arlequín en blanco y negro y una chaqueta de estilo militar diseñada por los Emanuels, estos diseñadores eran muy conocidos por haber creado el vestido de novia de la princesa Diana de Gales.

Los invitados de la gran fiesta de Freddie Mercury

Los invitados fueron en su mayoría alemanes, además muchos pertenecían al colectivo LGTBIQ+.

Hutton habló de algunos invitados en sus memorias: "Brian May llegó como bruja. David Wigg llevaba un manto cautivante; Phoebe fue vestido de gitana y hasta Richard Young, un fotógrafo paparazzi iba travestido a la perfección. Reinhold Mack estaba allí con su esposa, Ingrid, y también Steve Strange, como así también una cantidad de empresarios de los sellos".

Rudi Dolezal, director del vídeo Living on my own, describió la velada con una comparación: "La fiesta más loca en la que he estado, y he estado de gira con The Rolling Stones y Bon Jovi"

Por su parte, David Wigg, periodista y amigo de Freddie, comentó en The Telegraph sobre esta fiesta: "Los invitados más jóvenes casi no llevaban nada puesto y con el pasar de las horas, los disfraces parecían cada vez menos".

La gran tarta del 39º cumpleaños

La pareja de Mercury contó que cuando se cantó el cumpleaños feliz la tarta que apareció fue enorme.

Se trataba de una tarta en forma de piano de cola. Hutton comentó en sus memorias: "Era tan grande que cada uno de los trescientos invitados tuvo su tajada".

No todo fue diversión

Hutton también ha contado que hubo un momento en el que Mercury no pudo más y sufrió un desvanecimiento por el agotamiento: "Todo lo que había para beber esa noche era champán y más champán. Todos tomamos unas copas, pero Freddie se había pasado por completo. Circulaban drogas y alguien les había dado algún tipo de mezcla peligrosa. Aunque le gustaba la cocaína, no le gustaba experimentar con drogas distintas. Quedó muy destrozado por la experiencia".

Después de un breve descanso, el artista se recuperó, regresó a la fiesta e insistió en grabar más material para su vídeo.

¿Cuánto costó la fiesta de cumpleaños de Mercury?

Parece ser que Freddie Mercury no acabó muy contento con la cantidad que se gastó en la fiesta. Su pareja, Jim Hutton, contó: "Cuando Freddie recibió la cuenta de fiesta ya no fue tan divertido. El gasto fue enorme, alrededor de 50.000 libras, debido a que mucha gente había sido extravagante a costa de él. Sintió que lo habían tomado por tonto".

Con la inflación, se estima que actualmente esa cifra ascendería a 150.000 libras lo que equivaldría a más de 170.000 euros.

Un rumor extendido y luego desmentido

Los asistentes de la fiesta han comentado que hubo carruajes con caballos, travestis, strippers, mucho alcohol, sexo y drogas.

También, se extendió el rumor de que hubo enanos con bandejas en la cabeza repartiendo cocaína, sin embargo, varios asistentes lo han desmentido.

En el documental A Kind of Magic, el periodista David Wigg aseguró: “Nunca vi enanos con cocaína, así que no sé de dónde vino eso”. Roger Taylor, el batería de Queen, dijo algo parecido en este mismo documental: “La idea era simplemente divertirse y que las personas liberaran sus mentes un poco, con el exceso de todo. Muchas de las historias son exageradas. De hecho los enanos con bandejas de cocaína, no sé de dónde salió eso. Los luchadores en el barro sí es cierto”.

El videoclip fue censurado

El vídeoclip de Living on my own, como estaba previsto, mostraba partes de la fiesta, aún así, el vídeo fue censurado por CBS, sello discográfico de Mercury como solista.

Hutton explicó el motivo: "El video nunca fue lanzado en Norteamérica porque CBS creía que era demasiado escandaloso: para ellos era demasiado travestismo".

Te puede interesar