Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

HISTORIAS DE LOS SOÑADORES

Alba Fuertes: "Cuando comuniqué en el gimnasio mi positivo en covid difundieron fotos mías para acosarme"

Hablamos con Alba Fuertes, que se contagió de Covid en un bar con unos amigos y lo comunicó inmediatamente al gimnasio donde hacía crossfit. A partir de ahí, ocurrió algo que no puede entender: difundieron fotos en redes sociales para insultarla y acosarla.

Europa FM
  Barcelona | 15/09/2020

Alba Fuertes, una soñadora asturiana, ha sido señalada y perseguida tras dar positivo en coronavirus y comunicárselo al gimnasio donde practica crossfit.

Alba se contagió de covid al asistir a un bar con unos amigos y automáticamente se puso en cuarentena antes de saber el resultado de la prueba.

Rápidamente Alba avisó al gimnasio y cuando el club lo comunicó se armó el escándalo. "El club por respetar mi intimidad dijo que había una usuaria que había dado positivo, pero es un club donde va mucha gente. Entonces se empiezan a alarmar, empiezan a ir al hospital y a mi me llaman de urgencias y me dicen que intente poner un poco de calma", explica para a continuación enviar un mensaje de voz al grupo que tienen de crossfit.

"Me han dicho que no os alarméis porque seguramente en los dos primeros días lo estoy incubando y no puedo contagiar", les dice asegurando que fue los dos primeros días desde el contacto al gimnasio.

Aunque la mayoría parecía entender la situación, alguien de ese grupo empezó a difundir ese audio con su número de teléfono, adjuntado con fotos de sus redes sociales y del entorno de Alba. La insultaban en redes sociales, cogían sus fotos y sus vídeos y se burlaban de ella, tratándola como una apestada.

Más allá de pesadez en los ojos y dolor lumbar, los peores síntomas que sufrió Alba fueron la presión social e incluso el acoso cuando lo único que quería era avisar a los que tuvieran sospechas y se hicieran la prueba.

A pesar de que Alba ya ha vuelto al gimnasio a entrenar, reconoce que laboralmente le reventó esta situación: "Yo trabajo cara al público visitando a clientes, comercios... Y la gente no quiere quedar conmigo. Mis propias amigas no querían quedar conmigo porque les daba miedo cuando ya hacía un mes que había dado negativo"

Últimas Noticias