Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

CONMOCIONÓ AL MUNDO ENTERO

John Bobbit, el hombre al que su ex mujer cortó el miembro, rompe su silencio 23 años después

La historia dio la vuelta al mundo. Menos mal que hace 23 años no había redes sociales, porque se hubieran llenado de críticas y memes. Lorena Bobbit le cortó el pene a su marido con un cuchillo de cocina después de sufrir abusos sexuales. Ahora, más de veinte años después, la expareja ha dado una entrevista en la pequeña pantalla para contar qué fue de sus vidas tras el incidente.

@europa_fm | Madrid | 28/11/2016

John y Lorena Bobbit

John y Lorena Bobbit / Agencias

Todo sucedió el 23 de junio de 1993 en Manassas, Virginia. Lorena Bobbit, una estadounidense que había sufrido abusos sexuales por parte de su marido, decidió vengarse de él cortándole el pene con un cuchillo de cocina.

Lorena se tomaba la revancha después de que John la violara tras llegar a casa borracho. La policía que intervino en el caso encontró la parte del miembro diseccionada y la trasladaron al hospital, donde los médicos intentaron reconstruir el pene, sin éxito.

El caso removió conciencias y dio la vuelta al mundo. El incidente provocó el final de su matrimonio y el inicio de un juicio sobre el que los medios pusieron todos sus focos. Lorena fue absuelta tras alegar locura temporal.

Ahora, 23 años después, ambos han rehecho su vida.

John Wayne Bobbit se dejó llevar durante unos años por la exposición mediática, lo que le llevó a participar en varias películas porno ayudado de una prótesis. Cabe destacar que fueron un éxito de taquilla, lo que le convirtió en un personaje más del panorama televisivo. Bobbit es ahora taxista y su aparición en el programa 'Scandal Made Me Famous' ha dejado estas declaraciones.

"Miré hacia abajo y vi que había sangre por todos lados. Fue una cosa devastadora que te pasa de un momento a otro. El suicidio parece ser la única respuesta. No culpo a Lorena. Ambos nos dañamos. Le deseo lo mejor".

Por otro lado, Lorena Bobbit comenzó a trabajar en un salón de belleza, cambió su nombre y volvió a casarse. Además, inauguró una fundación dedicada a luchar contra la violencia de género llamada Lorena's Red Wagon.

"Entendemos que ahora mi historia tiene algo de humor, pero también arrojamos luz sobre lo que es la violencia doméstica. Me encontré a mí misma en la calle con el pene en una mano y el cuchillo en la otra. Así que... esas cosas pasan. Estoy aquí para decirte y decirle a todo el mundo qué ocurre cuando un hombre abusa de una mujer"