Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

OBK cambiaron de discográfica porque les molestó que les trataran "como un producto"

OBK cambiaron de discográfica porque les molestó que les trataran "como un producto"

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:51 horas

OBK

OBK / europafm

Ultimatum (WEA), producido por Jordi Sánchez, el vocalista de la banda, supone una vuelta al sonido original del dúo de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) en forma de canciones como Yo no me escondo, Y tú qué piensas, No tienes corazón, Baila para mi o Nada es como lo soñé, mezcladas por Marc Parrot, Xasqui Ten o Sergi Pérez. "La primera idea fue trabajar con pinchadiscos, porque éste es el disco más bailable en cuanto a beats por minuto, pero luego decidimos esta locura creativa", comenta Jordi Sánchez.

Tras reinventarse con Antropop, volverse a consolidar con Babylon y dar una vuelta de tuerca con Feeling, donde incluyeron orquestaciones de cuerdas, el dúo que completa el teclista y letrista Miguel Arjona, con 17 años de carrera, deja una multinacional, EMI, y ficha por otra, WEA, "por motivos ajenos" a estos dos músicos de 40 años y dos hijos cada uno de ellos. "Se acabó el amor y el 'feeling", ironiza Arjona, que destaca que no vieron en EMI "ilusión" por su nuevo álbum, lo contrario que WEA, que vio "futuro", por lo que optaron por un cambio "positivo" para lo que ellos necesitaban ahora.

"No somos rencorosos, pero hay gente mala y hemos percibido la maldad en la industria. Además, no han dado la cara. Y eso nos molestó. Nos dimos cuenta más que nunca de que esto es un negocio, donde solo se mira la rentabilidad. Nos dijeron adiós sin valorar otras cosas, como el trato, el cariño o los buenos modales. Los que parecían amigos nos trataron como a un producto", se queja Sánchez. Al respecto, Arjona recalca que siempre han estado "por y para la música", y que este trato "les afectó", por lo que tuvieron que parar un tiempo hasta que encontraron nueva compañía discográfica y retomaron la producción de Ultimatum, aunque "esa rabia y ese coraje" les han ayudado para, en este nuevo disco, "ir directos al grano, saber qué son, y volver a demostrar que tienen una propuesta interesante".

Asimismo, y en esta reinvención, prescinden de su anterior productor, Carlos Jean, con quien la relación musical se había "viciado", para buscar "algo más directo" en cuanto a producción. "No avanzábamos -confiesa Miguel Arjona- y ahora queríamos ir a la esencia". En ese sentido, Ultimatum significa que "así es como componen los temas OBK y como los quieren dar", explica Sánchez. Además, ambos hacen referencia al tema Yo no me escondo para indicar que se esconden "de cosas no musicales", pues "no son interesantes para nadie" y quieren preservar su vida cuando se acabe "este teatro que deslumbra". Y los dos mantienen, al igual que otra de sus letras, que "es mejor saber la verdad que vivir en la mentira", y afirman que su verdad es "su pasión por la música, pese a quien pese, las melodías y los sentimientos".

"Nunca hemos sido favoritos de los medios y nuestra carrera se ha mantenido con canciones", apunta Miguel Arjona, que deja claro que son "desconfiados y escépticos ante el halago" porque no se lo creyeron "ni cuando estaban arriba, ni cuando tocaron fondo". Para Jordi Sánchez, "aprendes a ver la sinceridad en los ojos de la gente, y Ultimatum dice eso: ahora o nunca", con ganas de demostrar que no son "efímeros" y de perdurar por su inconformismo. OBK actúa el 23 de Octubre en Barcelona -Bikini-, con Lorena C. como telonera, y el día 27 lo hará en Madrid -Heineken-, acompañados por guitarra, batería y un teclista, pues en directo enseñan esa dualidad entre pop y rock que, creen, es exportable a Europa.