Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

COMIENZA LAS SESIONES DE RADIOTERAPIA

Dani Rovira regresa al hospital para afrontar con buen humor "la última pantalla del videojuego"

El actor anunció hace solo unos días la feliz noticia: el final de su tratamiento de quimioterapia. Después de "ocho sesiones y cuatro meses" los linfomas han desaparecido de su cuerpo, y puede empezar la nueva etapa del tratamiento: la radioterapia. Y, como siempre, lo hace tirando de humor y dándonos a todos una lección de optimismo. Además, Dani Rovira ha hablado de cómo descubrió que algo le pasaba antes de que le diagnosticaran el cáncer, y del "cordón sanitario a nivel de televisión y redes sociales" del que se ha rodeado estos meses para solo leer y recibir "cosas bonitas".

Europa FM
  Barcelona | 29/07/2020
Dani Rovira

Dani Rovira / @danirovira

Dani Rovira ha compartido una fotografía en el hospital, donde afronta la última etapa de su tratamiento contra el cáncer: " 18 sesiones de RADIO, una cada día". Y junto a la imagen esperando para el tratamiento, el actor no ha dudado en regalarnos poquito de su buen humor en forma de chiste... malo, como no 😅

"¿Usted desde cuándo espera? 🍐 #siemprefuerte 💪🏻", leemos en la publicación.

Hace unos días publicaba un post anunciando el fin de la quimioterapia: "Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de Agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo “la normalidad” si es que hay algo normal ya en este mundo. Me queda la última pantalla del videojuego...", comentaba junto a una foto en la que llevaba puesta una cabeza de hipopótamo, para 'ilustrar' con humor uno de los efectos secundarios del tratamiento.

DOSIS DE BUEN HUMOR

.

Dani Rovira está siendo un ejemplo que va más allá de la gente que lucha contra el cáncer, y se hace extensivo a todos los que -ya sea ahora o más adelante- nos veremos en la necesidad de hacer frente a las duras pruebas a las que te somete la vida.

Es un referente, un espejo en el que mirarse, como lo fuera Pau Donés, para pelear siempre y hacerlo intentando mostrar nuestra mejor sonrisa: "La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas", escribía junto al post en el que anunciaba el fin de la quimioterapia.

ASÍ DESCUBRIÓ QUE TENÍA CÁNCER

En una entrevista con Juan Carlos Ortega, Dani Rovira ha compartido cómo fue el momento en que se dio cuenta de que algo no estaba bien: "Me noté un bulto sospechoso encima de la clavícula izquierda que iba un poco más". Tras esto, consultó con unos médicos amigos suyos que le aconsejaron: "Si a la semana no ha pasado que fuera a mirármelo a un hospital... Habían pasado dos días desde que se decretó el estado de alarma".

A partir de ahí, llegó rápidamente el diagnóstico y el comienzo del tratamiento con quimioterapia: "Llegaba al hospital a las 9.00 de la mañana, me sacaban sangre para ver cómo tenía las defensas. A partir de ahí, en el laboratorio me hacían los jarabes y eran cuatro bolsas de quimio intercaladas con bolsas de suero y algún otro medicamento. En total litro y medio que te meten en vena hasta que salíamos de allí a las tres y media de la tarde. Haces amistad con la gente, no te queda otra", comentaba.

Además de agradecer el trabajo de los sanitarios, Dani ha comentado que ahora lo que queda es la radioterapia y que la que tiene que hacer "es la buena", comenta, "porque me puedo mover un poco, no sabes lo que es la radioterapia, te anclan ahí a una cama, te hacen el primer día un molde que en mi caso se ajusta del pecho hacia arriba incluida la cara y ese molde está súperajustado. Es muy ajustado a tu figura, casi no puedes ni engordar ni adelgazar. Cuando te dan la radio hay una cama metálica que se llama el acelerador, te anclan con ese molde para que la radiación vaya exactamente a donde tiene que ir. Hace 30 años era una especie de lanzallamas y ahora es muy concreto. Son 10 minutos que no puedo ni tragar", asegura.

Durante estos cuatro meses, el actor ha tratado de rodearse de energía positiva haciendo una especie de "cordón sanitario a nivel de televisión y redes sociales" para solo leer y recibir "cosas bonitas". "Solo me ha apetecido ver comedia cuando lo que me gusta es el cine de terror", confesaba.

Gracias, gracias y mil gracias, esperamos estar a la altura cuando la vida nos pruebe.

Últimas Noticias