EN EL DOCUMENTAL DEL PRÍNCIPE HARRY

Glenn Close asegura estar "traumatizada" por haberse criado en una secta cuando era niña

La recién nominada al Oscar, la actriz Glenn Close, habla de las consecuencias a nivel personal que ha supuesto para ella el haberse criado en una secta. Lo ha hecho a raíz de su participación en el documental sobre salud mental de Oprah Winfrey y el Príncipe Harry.

Glenn Close
Glenn Close // Frame 'The Me You Can't See' de Apple TV+

Europa FM

Madrid 21/05/2021 20:28

Glenn Close participa de manera activa en The Me You Can't See (El yo que no puedes ver), el documental sobre salud mental que Enrique de Inglaterra y la presentadora Oprah Winfrey han estado preparando durante dos años.

La recién nominada al Oscar aporta su propio testimonio con el fin de lograr una conversación global sobre las enfermedades mentales, un campo sobre el que todavía pesan muchos estigmas. Lady Gaga también participa y en uno de los episodios habla del embarazo que vivió con 19 años a raíz de una violación.

Glenn Close era tan solo una niña de siete años cuando su padre, William Taliaferro Close, comenzó a relacionarse con un grupo religioso conservador llamado Moral Re-Armament, al que se unió junto con toda su familia. Todos los integrantes se mudaron a Suiza para vivir en los cuarteles de la organización, lo que supuso un cambio radical de vida y de rutina.

"Yo estaba en este grupo llamado MRA, que era básicamente una secta, en donde todo el mundo decía las mismas cosas y había muchas reglas y control", contó la actriz, que explicó que una de las normas de la organización era no poseer objetos materiales.

La actriz estuvo inmersa en la MRA desde los 7 hasta los 22 años y sus principios absolutos eran la honestidad, la pureza, la generosidad y el amor. Sin embargo, tras estos valores se escondía un excesivo control de los movimientos, las relaciones y el consumo. "Por cómo habíamos sido criados, todo lo que considerábamos que hacíamos por nosotros mismos ellos pensaban que era egoísta. Nunca íbamos de vacaciones o teníamos objetos que no hayan venido de otros y que después pasáramos, lo que era horrible", explicó la actriz.

"Estábamos tan rotos... Es increíble como algo que te pasa cuando eres tan pequeño tiene el poder de ser tan destructivo", reflexionó antes de asegurar que todo esto le ha pasado factura. "Creo que es un trauma infantil, por la devastación, emocional y psicológica de la secta", dijo.

Close asegura que estas vivencias y recuerdos han sido determinantes para su desarrollo personal. La actriz que todo lo que vivió influyó de manera muy significativa en sus relaciones, refiriéndose a sus tres fallidos matrimonios y a la búsqueda, sin éxito, de una relación duradera.

"No tuve éxito en mis relaciones ni en encontrar una pareja permanente, y eso se siente. Creo que estar conectados de esa manera es parte de nuestro estado natural. No creo poder cambiar nunca esos puntos de sensibilidad, pero al menos puedo estar consciente de ellos y evitar situaciones que me vuelvan vulnerable, especialmente en las relaciones", concluyó.