Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EN SU ENTREVISTA CON MARÍA TERESA CAMPOS

Isabel Gemio habla sobre la enfermedad de su hijo: "No podía pasarme la vida llorando"

Isabel Gemio ha hablado, por primera vez en mucho tiempo en público, de su hijo Gustavo, quien padece una enfermedad rara. Lo ha hecho con María Teresa Campos donde ambas periodistas han mantenido una charla sobre temas profesionales y personales: "No podía pasarme la vida llorando".

Europa FM
  Barcelona | 26/11/2020
Isabel Gemio con su hijo Gustavo en los Premios Ondas 2017

Isabel Gemio con su hijo Gustavo en los Premios Ondas 2017 / Gtres

Isabel Gemio ha sido la última invitada en 'Enredados', el programa de entrevistas de María Teresa Campos. Las dos profesionales de la comunicación han charlado de diferentes temas, tanto profesionales como personales.

En esta conversación entre las dos amigas, Isabel confesó que se sentía preparada para hablar de su hijo Gustavo, de quien no suele hablar en público. A Gustavo le diagnosticaron hace años distrofia muscular, una enfermedad rara que ha hecho que Isabel se vuelque 100% en el tratamiento de su hijo.

Gemio habla del cuidado que están teniendo especialmente estos meses, ya que Gustavo es una persona de riesgo, pero asegura que no puede quejarse: "Yo me siento una afortunada porque puedo permitirme que me ayuden con mi hijo, pero hay familias que no se lo pueden permitir. Y las madres han tenido que cuidar de sus hijos durante la pandemia. Han dejado de recibir terapias, que eso empeora las patologías de estos enfermeros", le explica a María Teresa.

Isabel también ha querido explicar por qué no quería hablar de su hijo en público: "Hice pública la enfermedad de mi hijo porque no podía pasarme la vida llorando. Primero porque soy muy pudorosa, y segundo porque a veces el dolor no se puede explicar"; asegura.

"Pero yo que tengo la oportunidad de tener un micrófono, de hablarle a tanta gente, me sentía culpable de no hablarlo. Yo no quiero esconder a mi hijo, todo lo contrario. Entonces decidí sacarle la parte positiva", explica haciendo referencia a su fundación, en la que recauda fondos para proyectos de investigación de estas enfermedades raras.

"No hay nada más duro que ver sufrir a un hijo, Hago lo que puedo con la fundación, pero no puedo curarle", continúa asegurando la importancia que tiene la ciencia para todos.