EL RAPERO NIEGA LOS HECHOS

Piden más de dos años de cárcel para Morad por intentar robar en una casa de Barcelona

El popular rapero Morad, para quien la Fiscalía pide dos años y medio acusado de intentar entrar a robar en una vivienda en Barcelona y amenazar de muerte a un vecino que le sorprendió, ha declarado hoy ante el juez que no estuvo en el lugar de los hechos y que no tenía "ninguna necesidad".

Imagen de rapero Morad
Imagen de rapero Morad // Ayuntamiento de Almería

EFE

Madrid 09/02/2022 20:57

El cantante de rap se ha sentado este miércoles en el banquillo de los acusados por, presuntamente, intentar robar en una casa de la capital catalana el 12 de febrero de 2018.

Ese día, el rapero y su acompañante, Kevin M., se dirigieron a un edificio de viviendas de Barcelona y presuntamente trataron de abrir la puerta de acceso a la finca con un destornillador, sin lograrlo al ser sorprendidos por un vecino que bajaba en ese momento de su piso, según el escrito de acusación del ministerio público.

El vecino, al percatarse de la acción del rapero y del otro de los procesados, les fotografió, ante lo que estos le amenazaron con frases como "te voy a matar hijo de puta, te voy a esperar aquí hasta que salgas", sostiene la Fiscalía. Por estos hechos, la fiscal pide para el cantante de rap y su acompañante una condena de un año y medio de cárcel por el delito de robo con fuerza en casa habitada en grado de tentativa y otra de un año por amenazas.

Morad niega estar en el lugar de los hechos

En su declaración de este miércoles ante el juzgado, el rapero ha alegado que no estaba allí en el momento en el que sucedieron los hechos.

En una declaración que ha durado apenas dos minutos y en la que solo ha contestado a las preguntas de su abogado, Morad ha argumentado que en aquella época estaba empezando a dedicarse a la música, a trabajar en estudios y a impulsar su carrera profesional, de manera que no tenía "ninguna necesidad" de cometer un robo con fuerza como el que le imputa el ministerio fiscal.

Morad
Morad // EFE

"Hace tanto tiempo que exactamente ese día en el metro no sé a dónde iba, pero seguro que a algo de la música", ha dicho al ser preguntado por unas imágenes captadas en una estación de metro cercana al lugar de los hechos, que han sido utilizadas como prueba por los Mossos d'Esquadra para identificarle.

El otro de los acusados, que también ha contestado solo a las preguntas de su letrado, ha asegurado que ese día estaba en casa con su madre, y no en la finca en cuestión.

Un testigo identifica a dos personas y les fotografía

El vecino que sorprendió a los sospechosos en el inmueble, Marc B., ha explicado al tribunal que vio a dos personas, una que vigilaba y otra que manipulaba la cerradura de la puerta con un destornillador, y que, tras preguntarles si iban a algún piso, le contestaron que estaban "esperando a un conocido". Acto seguido y aprovechando que esas dos personas se habían apartado un poco de la puerta del inmueble, les hizo fotos con su móvil, ha proseguido este testigo.

"Entonces se abalanzaron sobre mí para atacarme, pero cerré la puerta de hierro con toda mi fuerza". "Me amenazaron".....y llamé al teléfono de emergencias 112", ha relatado.

Las imágenes son claras, según los Mossos

Los dos agentes de los Mossos d'Esquadra a cargo de la investigación han testificado que las fotos aportadas por el vecino coinciden con las imágenes captadas por las cámaras de la estación de metro más cercana a la finca donde sucedieron los hechos, en las que se puede identificar "sin ninguna duda" a los dos sospechosos.

"Las imágenes son tan nítidas, que no hay ninguna duda en la identificación" de los dos acusados, que fueron captadas por las cámaras del metro, ha dicho uno de los agentes.

Han indicado que las imágenes del metro aportan "detalles" que los identifican con los dos jóvenes procesados, como las propias caras que se ven con nitidez, la ropa o el tatuaje de uno de ellos en la nunca.

Morad
Morad // EFE

El mismo mosso ha agregado que los horarios entre los hechos acaecidos en el inmueble y las imágenes grabadas en el metro "coinciden", ya que entre ambas secuencias hay un lapso de unos quince minutos, que es el tiempo que se tarda en llegar a la estación, ha detallado.

Tras las testificales y la prueba documental, la fiscal ha elevado a definitivas su conclusiones y pide una pena condenatoria para el rapero y el otro de los acusados.

Para el ministerio público, la prueba de cargo ha sido "suficiente" para probar los hechos, sobre todo, por el testimonio en primera persona del vecino.

La defensa del rapero ha rebatido los testimonios de los agentes, ya que considera que la identificación no fue la correcta y que la causa se instruyó meses después de estos hechos, por lo que pide la absolución del rapero.

Te puede interesar