¡Suma y sigue!

Bill Murray, denunciado por comportamiento inapropiado en el rodaje de ‘Being Mortals’

El actor Bill Murray ha protagonizado una polémica en el set de la película Being Mortals del que fue expulsado por realizar tocamientos a varias mujeres del reparto sin su consentimiento. No es la primera vez que el actor de 71 años protagoniza un episodio así. Su exmujer lo denunció por abusos y adicciones en 2006.

Bill Murray, denunciado por comportamiento inapropiado en el rodaje de ‘Being Mortals’
Bill Murray, denunciado por comportamiento inapropiado en el rodaje de ‘Being Mortals’ // Getty Images

Europa FM

Madrid 25/04/2022 18:28

Cuando alguien pronuncia el nombre de Billy Murray es probable que le recuerden como ese actor sonriente y agradable de la meca del cine. Nada más lejos de la realidad. El actor ha protagonizado recientemente una nueva polémica en el plató de rodaje de la película Being Mortals del que fue expulsado tras ser acusado de comportamiento indebido con varias mujeres del set.

El medio Page Six ha confirmado que los hechos han llevado a la productora Searchlight Pictures a tomar la decisión de paralizar el rodaje. El medio afirma que varias mujeres se habrían sentido incómodas por el comportamiento de Murray, ya que habían sido tocadas sin consentimiento.

Lo definen como “muy tocón”. "Puso un brazo alrededor de una mujer, le tocó el cabello, le tiró de la cola de caballo, pero siempre de una manera cómica”, contó una fuente a Page Six. Pero, fuera cómico o no, afirma que "algunas mujeres se sintieran incómodas y él cruzó la línea”.

Las otras polémicas de Bill Murray

No es la única polémica con mujeres en la que se ha visto señalado. Su segunda exmujer, Jennifer Butler, lo demandó tras el divorcio, acusando al actor de malos tratos y adicción a distintas drogas, definiendo su conducta como “violenta, abusiva y errática”.

Fue en 2006 cuando Butler decidió alejarse del hogar llevándose a sus hijos consigo, “debido al adulterio del acusado, a su adicción a la marihuana y al alcohol, a su conducta y abusos físicos, a su adicción al sexo y al frecuente abandono”, según aparecía en la demanda.

En su lugar de trabajo tampoco ha quedado libre de pecado. Hollywood ha sido su saco de boxeo, incluso de manera literal, pues le rompió la nariz a Robert DeNiro en el rodaje de la película La chica del gángster.

Pero no es el único encontronazo que ha tenido en un set de rodaje: hizo todo un infierno de la grabación de Los ángeles de Charlie. Así, un día le dijo a la actriz Lucy Liu que no sabía actuar y esta intentó agredirle y otro le metió un cabezazo al director de la película porque le vino en gana.

"Recuerdo que hace tiempo un amigo me dijo que me precedía cierta 'reputación', y no lo comprendía (…) Resulta que esa reputación me la han dado personas con las que no me gustó colaborar o que no sabían cómo trabajar conmigo o directamente cómo trabajar en general”, comentó Murray en una entrevista con The Guardian en la que intentaba deshacerse de su mala fama.

Nadie va a creerte nunca

"Nadie va a creerte nunca". Esa es la famosa frase de Bill Murray con la que ha hecho lo que ha querido y se ha ido de rositas “porque es Bill Murray”. La revista Fotogramas ha recopilado algunas de las distintas ocasiones en las que el actor ha hecho lo que le ha venido en gana porque nadie iba a creer a la otra persona.

Un ejemplo son los episodios de Bill Murray robando patatas fritas de los platos ajenos. En los restaurantes se acerca a los más despistados y le quita un par de patatas mientras les dice “nadie va a creerte nunca”, y se marcha sigilosamente.

También cuenta que en un Starbucks el actor se metió en el ordenador de un chico que se había acercado a coger su café y había dejado el portátil abierto en su mesa. Cuando este volvió se encontró a Murray tecleando en su portátil, que le dijo su famosa frase “nadie te va a creer nunca” se levantó y se marchó.

Por último, la revista cuenta que una chica iba caminando por las calles de Manhattan cuando de repente alguien le tapó los ojos y le preguntó ¿Quién soy? Al girarse la chica se topó con Bill Murray, que volvió a soltar su frase “nadie te va a creer", y marchó. ¿Será este el truco del actor para comportarse de manera inapropiada y “salir ileso” por ser Bill Murray?

Te puede interesar