FUTURO ABUELO

Pepe Viyuela, de cerca: su mujer, sus dos hijos actores y las dos carreras que estudió

Pepe Viyuela es uno de los rostros de la comedia en España. El actor de 59 años lleva más de tres décadas haciéndonos reír, primero exclusivamente como humorista y desde 1996 también como actor. El hotel de los líos es su última película, que estrena este viernes 24 de marzo en un gran momento personal. Pepe Viyuela se estrena como abuelo en el mes de abril.

Pepe Viyuela explica el origen del sketch de la silla y la guitarra: "Así nació el personaje que me ha dado todo"

José Mota: sus inicios en la comedia en Cruz y Raya, la reconciliación con su mujer y sus tres hijos

Pepe Viyuela, en el Festival de Málaga 2021.
Pepe Viyuela, en el Festival de Málaga 2021. // Getty Images

Europa FM

Madrid 21/03/2023 20:14

La historia de Pepe Viyuela empezó con una silla plegable y muy difícil de manejar.

El humorista de 59 años saltó a la fama a principios de los 90 con este desternillante y desesperante sketch que ha seguido repitiendo a lo largo de su carrera y que ha reinventado quedando atrapado también en una escalera.

En aquella época ver una silla plegable era pensar en Pepe Viyuela, quien debutó en televisión como colaborador de Un, dos, tres... responda otra vez repitiendo la frase "Pero ¿esto qué es", otra de sus señas de identidad.

Fueron los inicios de la carrera de este cómico que en 1996 debutó como actor en el cine de la mano del director Julio Medem (Tierra) y que en 2016 se hizo con el Premio Max de teatro a Mejor actor por la obra Rinoceronte. En el camino, en 2013, ganó el premio Ondas a Mejor interpretación masculina por su papel en la serie Aída.

El estudiante de Filosofía que quiso ser actor

La carrera de Pepe Viyuela no arrancó sobre las tablas. El actor y cómico estaba estudiando tercer curso de Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid cuando decidió matricularse en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) y simultanear ambas carreras.

"Llevaba ya tiempo haciendo teatro. Durante los cinco años de carrera hacía teatro universitario; también hice teatro mientras hacía la mili e incluso antes, en el instituto, ya hacía teatro. Cuando finalizaba la carrera ya tenía claro que tenía que profundizar más en esto porque me apetecía, me gustaba mucho. Y entonces fue cuando entré en la RESAD y cursé allí los tres años que se cursaban entonces y a finales del 87 salí con ese título de “actor” debajo del brazo…", contó sobre su paso por este centro en genteyold.com.

Pepe Viyuela tenía entonces 24 años y no le faltó el apoyo de sus padres. "No me pusieron ninguna pega, ni cuando les dije que me iba a matricular en Filosofía, ni cuando les dije que iba a ampliar estudios en arte dramático… Me dejaron absoluta libertad. Mis padres confiaron bastante en mí, lo cual no quiere decir que hubiera desinterés por su parte. Tenían sus preocupaciones, pero a pesar de todo sí que respetaron mucho mis decisiones. He tenido mucha suerte", añadió sobre su familia sin antecedentes en el mundo de la interpretación.

El pasado de Pepe Viyuela como funcionario

No fue terminar la escuela y llegar el éxito. "Me di cuenta que tenía que vivir y buscarme otro trabajo. Era funcionario en el Ayuntamiento de Alcobendas", contó a María Guerra en La Script.

"Hice unas pruebas de ingreso pero no era una oposición como las que se preparan ahora. Estoy hablando de hace muchos años. Hice unas pruebas de mecanografía, de cultura general... ", explicó Viyuela que estuvo trabajando cuatro años como administrativo. "Pero me ahogaba un poco, quería hacer otras cosas y tenía el teatro como referencia. No había dejado de hacer teatro al margen de ese trabajo, tenía todas las tardes libres y me movía aunque con cierto escepticismo", contó sobre cómo empezó a moverse para encontrar su hueco.

Lo encontró primero como cómico (con ese famosos sketch de la silla) en el Teatro del Barrio, entonces la Sala Triángulo. "Ahí empecé a hacerlo para foguearme hasta que un día alguien me vio y me llamó para hacer unos números en televisión", explicó a a la colaboradora de Cuerpos especiales. Así fue cómo decidió pedir una excedencia.

Su mujer, sus dos hijos y su futura nieta

Si bien Pepe Viyuela no tiene antecedentes en la interpretación, sí tiene herederos. Sus dos hijos, Samuel y Camila, siguen la estela familiar y ya han iniciado sus respectivas carreras dentro de este mundo.

"Mis hijos han decidido dar también el paso, y están empezando, son jóvenes (están cerca de la treintena) y se encuentran en el momento en el ‘ya se les ve‘ que tienen una vocación clara, que no es un capricho, porque se preocupan de formarse, están al tanto de lo que pasa, y tienen un conocimiento y un contacto con el mundo profesional bastante amplio. Desde pequeños lo han vivido y ahora ya son también trabajadores del teatro. No sé qué pasará después, en la siguiente generación, pero para mí, esto ya ha sido una sorpresa. No me imaginaba que iban a estar en esta profesión hoy por hoy…", contó en esta entrevista sobre Samuel (Hache, El príncipe, Luimelia) y Camila (El Ministerio del Tiempo, Matadero) con quienes ha compartido escenario en la obra La Paura!

La interpretación les corre por las venas. Lo heredan de su padre y también de su madre, la también actriz Elena González, a quien conoció en el teatro y quien también participó en la obra estrenada en mayo de 2022. "Necesitábamos un elenco muy cohesionado como es el clan Viyuela, que encajaba además muy bien con el reparto de la obra”, contó el director Luis d’Ors sobre este proyecto en El País.

Este clan Viyuela está a punto de integrar un nuevo miembro. En la entrevista con María Guerra dio la noticia: en abril se convertirá en abuelo. Su hija Camila dará la bienvenida a su primera hija, Lola.

El proyecto 'Payasos sin frontera'

El bebé de Camila tendrá el privilegio de tener un abuelo payaso, como le gusta definirse al actor.

Es su profesión desde sus inicios y también la que desempeña como miembro de la Junta directiva de Payasos sin fronteras, organización de la que también fue presidente.

"Hay una sensación muy grata cuando haces reír, eso pasa siempre, pero cuando haces reír en sitios como los que visitamos con Payasos sin frontera te sientes muy útil, lo que haces sirve para algo", le contó a María Guerra sobre este organización que le ayudó también a ver la utilidad de la profesión.

"Cuando empecé dedicarme al teatro decía, esto para que sirve. Tardé mucho en ver la utilidad del actor. También me costó ver la utilidad del pasado y con Payasos sin fronteras la veo claramente. En el fondo es un poco de egoísmo porque da muchas satisfacciones, experiencias estupendas, te ponen los pies en la tierra", explicó Viyuela, que asegura que "es una forma de conectarse con la realidad muy fácil y muy útil".