Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EEUU | EL AGENTE YA HA SIDO DESPEDIDO

Polémica detención de una niña de seis años por una rabieta en el colegio

La pequeña Kaia había tenido una rabieta en el colegio, durante la que había propinado puñetazos y patadas a varios profesores. Cuando llegaron los policías, la niña ya se había calmado, pero la esposaron y la metieron en el coche policial, mientras lloraba y suplicaba por una “segunda oportunidad”. El agente ya ha sido despedido. Puedes ver las imágenes, difundidas por la familia, más abajo.

Europa FM
  Barcelona | 27/02/2020

El incidente tuvo lugar en septiembre, pero la familia de la pequeña ha querido difundir ahora las imágenes, captadas por la cámara de seguridad del propio agente. Kaia Rolle, de seis años, tuvo una rabieta en el colegio, en la que golpeó con patadas y puñetazos a varios profesores, que avisaron a la policía. Lo comentamos en Levántate Y Cárdenas.

Al llegar los agentes, uno de ellos se acercó a la menor, que estaba junto a su profesora, y le enseñó las bridas de plástico que utilizan para detenciones, y le dijo que eran para ella. En ese momento, la pequeña se puso a llorar desconsoladamente, pidiendo que por favor no la detuvieran. "Ayúdame, por favor, ayúdame", suplicaba Kaia al otro agente, también presente.

Sin embargo, el policía le pone las esposas de plástico, mientras Kaia no deja de llorar, y se la lleva fuera del centro educativo Lucious and Emma Nixon Academy, en Orlando (Florida), para meterla dentro del vehículo policial: "No quiero entrar en el coche", dice mientras solloza y pide una “segunda oportunidad”.

Esta actuación policial ha sido tachada de cruel y desproporcionada en redes sociales, hasta el punto que el agente ya ha sido despedido. En Orlando, aunque no hay edad mínima establecida para proceder a una detención, es obligatorio que un padre o tutor esté presente en cualquier actuación policial que implique a menores de doce años. Sin embargo, el agente no avisó a la familia de Kaia antes de proceder a detenerla.

La pequeña ya ha sido trasladada a otro colegio.

Últimas Noticias