Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

NO HABÍA ACUERDOS FIRMADOS

Una madre consigue la custodia del bebé que tuvo para una pareja gay

El padre biológico del bebé reclamó la paternidad al enterarse de que era suyo. La justicia Holandesa se ha mostrado a favor del hombre y de su esposa.

@europa_fm | Madrid | 23/05/2017

Embarazada

Embarazada / Agencias

Una pareja de dos hombres holandeses acordó con una mujer que encontraron por Internet que ella se quedaría embarazada a través de una inseminación. La idea era utilizar el esperma de uno de los dos miembros de la pareja homosexual para así tener el bebé. Un viente de alquiler al que se encargarían de cuidar durante los nueve meses de gestación.

La mujer se quedó embarazada el pasado mes de septiembre, pero no todo fue como esperaban. Ella mantenía relaciones sexuales con su marido al mismo tiempo que intentaba quedarse embarazada de uno de los hombres de la otra pareja. La mujer se comprometió a no hacerlo, pero no cumplió con su promesa.

Según el diario holandés AD, ambas partes mantuvieron el contacto durante los nueve meses de embarazo y en ese tiempo, la madre reconoció mantener relaciones con su marido pero siempre con protección. Sin embargo, los acuerdos entre ambas partes, incluido el renunciar al bebé, no fueron plasmados en ningún lugar.

Pasaron los nueve meses y el bebé nació el pasado 8 de mayo. Una niña sana. En el parto estuvieron presentes ambas partes y sus futuros padres, Stefano Franke y Arnout Janssen, que se lo llevaron para registrarlo como su hijo. En ese momento algo no fue bien y la historia se torció.

El análisis de ADN fue acordado con antelación y demostró que el marido oficial de la mujer que hizo de vientre de alquiler era el padre del bebé. A la madre no le importó demasiado, mientras que el padre biológico, al enterarse, exigió la devolución de la niña.

El hombre quería hacerse cargo de su hija y no permitiría que la pareja se la llevase siendo él el padre biológico. A pesar de tener otros tres hijos, no iba a consentir que su nueva hija tuviese otros padres. No le importó que hubiese acuerdos con la pareja gay, así que fueron al tribunal para que la justicia decidiese lo que hacer con la niña.

La Corte falló en una audiencia a favor de los padres biológicos y la madre biológica y su marido quisieron tener al bebé con ellos.

Por otro lado, la pareja gay declaró que "lo que pasó es todo muy raro. Como padres homosexuales, en realidad, no tenemos derecho a absolutamente nada". Ambos dicen estar "como un funeral" después de haber estado con el bebé dos semanas.

"Era y es nuestro hijo. Todavía lo sentimos así", decía con tristeza uno de los hombres. El tribunal les exigió documentos que demostraran el acuerdo al que llegaron con la madre pero no pudieron aportarlos puesto que todo se basó en la confianza. "Al final todo depende de la buena fe de la madre biológica. La respetamos pero nuestra confianza está ahora muy dañada. No hay una legislación que regule esto y a la que podamos recurrir".

La pequeña fue recogida por los trabajadores sociales, los que se encargaron de entregársela a sus padres biológicos.

Últimas Noticias