Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

SEGÚN LOS EXPERTOS

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si dejas de tener relaciones sexuales

¿Nunca te has preguntado cómo reacciona nuestro cuerpo ante la falta de sexo? Si los encuentros sexuales nos hacen liberar endorfinas y nos vuelven más felices... ¿Qué sucede cuando no los tenemos?

@europa_fm | Madrid | 09/05/2017

sexo en pareja

sexo en pareja / Internet

Los beneficios del sexo para nuestra salud han quedado demostrado en más de una investigación. Alivia tensiones, reduce la ansiedad y por supuesto, sube el autoestima. Por eso mismo, es razonable que nuestro organismo se resienta cuando dejamos de practicar relaciones durante un tiempo.

Un estudio del profesor Mark Lawton, perteneciente a la Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH, ha conseguido dar con estas consecuencias de la falta de sexo.

Al parecer, la no liberación de endorfinas provoca que te sientas más cansado y con menos entusiasmo, algo de derivará en problemas de autoestima y felicidad. Sin embargo, uno de los apartados que más preocupa al experto en la aparición de problemas cardíacos. Estos podrían darse al reducir nuestra actividad física aeróbica, es decir, al suprimir el goce sexual.

Además, según la experta Elena Crespi, podrían aparecer una serie de problemas en nuestro organismo:

1. Los genitales se debilitan

El coito es un gran ejercicio contra la disfunción eréctil masculina. Por otro lado, la mujer corre riesgo de perder elasticidad en su zona íntima y sufrir dolores mentruales más intensos de lo normal.

2. Las defensas se reducen

Las hormonas que liberamos durante el coito mejoran nuestra presión sanguínea, por eso reducen el estrés. Al no realizar esta actividad, corremos el riesgo de que nuestro organismo se debilite.

3. La mente se vuelve inestable

Estar aislado y sin contacto íntimo provoca que aumenten nuestros niveles de ansiedad y depresión, ya que no liberas serotonina.