DECLARACIONES EN UNA ENTREVISTA

Adele confiesa que sufrió depresión postparto y problemas con el alcohol

La cantante británica de 28 años afirma que tras tener a su hijo Angelo sufió depresión postparto y que eso le "dejó terriblemente asustada", "no quieres estar con tu hijo". Adele habla también de su batalla contra su "lado oscuro" con el alcohol.

Adele posa sin maquillaje
Adele posa sin maquillaje // Instagram

Europa FM

Barcelona 04/11/2016 09:59

Adele confiesa que tuvo que pasar algún tiempo a solas para poder sobreponerse a la depresión postparto, y que decidió beber menos y dejar el tabaco por su hijo: "tener una resaca con un niño es una tortura". La cantante de Hello, asegura en la entrevista a Vanity Fair que era "bebedora empedernida", pero que ahora solo bebe un par de copas de vino a la semana. "Realmente tuve una depresión posparto muy grave después de tener a mi hijo, y me dejó terriblemente asustada... Mi conocimiento del posparto es que no quieres estar con tu hijo; te preocupa que le hagas daño a tu hijo, te preocupa pensar que quizá no estás haciendo un buen trabajo... Estaba obsesionada con mi hijo, sentía que no lo hacía bien, que había tomado la peor decisión de mi vida...", explica la cantante.

La cantante también asegura que no tomó antidepresivos ni quiso hablar con nadie de lo que le estaba pasando: "Era muy reacia... Mi novio me decía que debería hablar con otras mujeres sobre cómo me encontraba, pero le respondía: "¡Coño! No voy a andar con un jodido montón de madres. Pero sin darme cuenta ya andaba con muchas mujeres que habían tenido hijos".

Imagen no disponible
Imagen no disponible // Atresmedia

Además, cuando la periodista que le entrevistó le dijo que era muy valiente por haber decidido ser madre, y más teniendo en cuenta su carrera, la cantante se sinceró diciendo: "De hecho, pienso que es más valiente no tener hijos. Todos mis amigos y yo sentimos presión por hacerlo, porque es lo que los adultos hacen".

Adele tuvo a su hijo en 2012 con Simon Konecki, un empresario británico que tiene otra hija con su anterior pareja, y aunque ama a Angelo, en ocasiones le gustaría poder hacer lo que quiere.

Y sobre su música, añade: "Puedo ver con perspectiva que nunca escribiré canciones tan buenas como cuando tenía 21 años, pero no soy tan indulgente como entonces, y no tengo tiempo para equivocarme lo hice. Estaba totalmente ida cuando escribí ese álbum, y una lengua borracha es una lengua honesta".