ICONOS DE LA TV

La amistad de Bárbara Rey y Chelo García-Cortés: mucho más que "una noche de amor"

Bárbara Rey y Ángel Cristo fueron dos de los personajes más conocidos del papel couché a finales de los 80 y principios de los 90, cuando el matrimonio de la vedette con el domador llegó a unos descarnados niveles mediáticos. La periodista Chelo García-Cortés siempre estuvo ahí, al lado de Bárbara Rey, para acompañarla durante sus peores momentos después de haber vivido en su juventud "una noche de amor".

La separación de Ángel Cristo y Bárbara Rey: infidelidades, denuncias y malos tratos

Todo lo que ha dicho Bárbara Rey de su relación con el rey Juan Carlos I

Bárbara Rey y Chelo García-Cortés en 2017
Bárbara Rey y Chelo García-Cortés en 2017 // Gtresonline

Europa FM

Madrid 07/03/2023 19:28

Bárbara Rey y Chelo García-Cortés coincidieron trabajando en Televisión Española varios años antes de que el calendario marcase el 1979, año en el que la vedette conoció al domador Ángel Cristo.

En ese momento no solo comenzó una relación de amistad entre ellas, sino que la periodista se convirtió en una especie de road manager de la actriz. Atendía las llamadas que recibía y le organizaba los rodajes, pero también conversaba con ella de sus intimidades.

Era como una especie de confesora. Bárbara Rey tenía además muy buena sintonía con José Manuel Parada, que en aquel momento mantenía una relación seria con García-Cortés. Los periodistas estuvieron 10 años juntos, entre 1974 y 1984.

El quinteto de Bárbara Rey con Chelo García Cortes y "tres chicos"

Tan estrecha e íntima fue su relación que incluso Bárbara Rey se instaló durante un tiempo en la casa que compartían Chelo García-Cortes y José Manuel Parada, que se habían conocido trabajando años antes en Radio Miño en Ourense.

Lo contó García-Cortés en una entrevista en El País el pasado noviembre. Un detalle que se extrae de unas declaraciones en las que confesó haber tenido relaciones sexuales más allá de la monogamia. Llegó un momento en el que la relación con Parada no era exclusiva. "La experimentación sexual en nuestro círculo era una forma de vida, y cuando vi que a Parada le atraían otros hombres, vi en peligro mi relación y pensé: 'Si tú puedes, yo también", dijo Cortés, que hace años se declara "bisexual".

En la misma charla, la colaboradora televisiva recordó algunas de las anécdotas sexuales que también relata en su libro Sin etiquetas. "Lo del quinteto fue con tres chicos, Bárbara Rey, que vivió una temporada con Parada y conmigo, y yo. Los chicos se quedaron alucinados con Bárbara y conmigo. Fue algo puntual. Sucedió. Y fue precioso. Me levanté de esa cama sin ninguna sensación de haber hecho nada malo. Yo le he dado normalidad en mi vida a cosas que para otras personas no eran normales, pero para mí sí. No me asusté", detalló la periodista.

Lejos de tratarse de una infidelidad de Chelo hacia Parada, lo cierto es que con él también llevaba a cabo este tipo de prácticas. "Tengo un trío con otro chico muy guapo que le gustaba a Parada. Me sentí la reina de Saba, Cleopatra", añadió.

Lo de Chelo y Bárbara se ha difundido durante años como "una noche de amor", pero lo cierto es que fueron muchas más.

No han llegado a detallar cuántas, pero Cortés cada vez es más clara a la hora de hablar de un tema —destapado por Bárbara— que durante años fue tabú a pesar de ser uno de los rumores más sonados del país. Incluso ha admitido que Rey fue la primera mujer con la que tuvo intimidad. "No le dije a mi padre que mi primera vez con una mujer fue con Bárbara Rey", confesó a Mellado.

Chelo conocía el idilio de Bárbara Rey con Juan Carlos I

Los años y las circunstancias han enfriado en cierto modo una relación que durante mucho tiempo fue incondicional. Tanto que García-Cortés conocía uno de los secretos mejor guardados de la vedette: su idilio con el que por aquel entonces era el Jefe del Estado, don Juan Carlos de Borbón.

El monarca y la vedette mantuvieron su romance tan en secreto que muy pocas personas lo conocían, las necesarias para cubrirles en los momentos críticos. Salidas nocturnas, encuentros en el chalet de la calle Sextante, en la casa de Bárbara Rey en Madrid... Precisamente en la serie Cristo y Rey —que rememora el matrimonio de la vedette y el domador— se ve cómo en una escena Chelo coge el teléfono del camerino y al darse cuenta de quién está al otro lado de la línea le dice a la Bárbara: "Creo que deberías ponerte tú".

Fuera de la ficción, Chelo García-Cortés ha asegurado en más de una ocasión que siempre ha sido conocedora de las intimidades de la vedette. "Lo sé todo de Bárbara Rey. To-do. Igual que ella sabe mi vida, yo sé la suya. Pero jamás diré nada que ella, ni nadie, haya dicho. Mi silencio no tiene precio", dijo a El País.

La historia de la mediática "noche de amor"

Fue en 2011 cuando Bárbara Rey acudió al plató de Sábado Deluxe como invitada. Enfrente se sentaba Chelo, que desconocía lo que la vedette iba a hacer público. Carlota Corredera, que era la directora del programa por aquel entonces, había pactado con Rey que destapase la gran bomba sin el consentimiento de Chelo. Lo contó Corredera años más tarde en una entrevista en el podcast Menudo Cuadro.

La que jamás se hubiese imaginado lo que iba a ocurrir aquella noche era Chelo, que siempre había guardado silencio sobre su intimidad para proteger a Bárbara Rey. En un momento dado de la entrevista, Bárbara Rey espetó la frase que ahora es un eslogan LGTBI: "Tú y yo Chelo. Y te quiero. Y qué pena que no me hayan gustado las mujeres porque habría sido más feliz... Hemos tenido una noche de amor".

Que una de las dos protagonistas de la historia destapase por fin la verdad de su relación hizo que el romance se convirtiese en un fenómeno mediático. La bisexualidad de dos iconos de la televisión se hacía pública y desde entonces se ha convertido en un momento televisivo de culto.

La serie de Atresplayer Cristo y Rey rememora el momento que tanto se ha comentado en televisión y redes sociales. Chelo (Adriana Torrebejano) y Bárbara Rey (Belén Cuesta) se dejan llevar esa "noche de amor".