Más de 10 años ante las cámaras

¿De dónde viene el dinero de Carmen Lomana? La historia de su marido Guillermo Capdevila

Carmen Lomana se quedó viuda en 1999. Tenía solo 49 años cuando su marido Guillermo Capdevila murió en un accidente de tráfico. El ingeniero industrial chileno le dejó toda su fortuna en herencia.

La empresaria Carmen Lomana
La empresaria Carmen Lomana // Gtresonline

Europa FM

Madrid 05/05/2022 20:03

Carmen Lomana se hizo famosa hablando de dinero en televisión. La empresaria de 73 años saltó a los medios en 2008 preocupada por sus amigos ricos que no tenían cash para ir al supermercado. En aquel momento era una rica empresaria anónima, hoy es prácticamente imposible no conocerla ni conocer sus opiniones. Lo que no es tan conocido sin embargo es de dónde viene su patrimonio.

¿Por qué tiene tanto dinero Carmen Lomana? ¿Quién era su marido? ¿Cuál es su situación económica actual?

¿Por qué tiene tanto dinero Carmen Lomana?

Carmen Lomana tiene dinero por herencia. Se lo dejó su marido, el chileno Guillermo Capdevila, con quien se casó en 1974.

Capdevila estudió diseño industrial en la Universidad de Santiago de Chile y poco después de llegar a España se convirtió en uno de los diseñadores industriales más famosos del País Vasco. En 1985 alcanzó gran proyección internacional cuando le otorgaron el premio Simo y se hizo famoso con creaciones propias de gran repercusión.

Fundador de Capdevila Asociados, Diseño de Productos S.A., se especializó en diseño técnico industrial y en electrodomésticos. Entre sus creaciones destacan algunos como la cafetera triangular y el climatizador Solac, el teléfono Panorama, el teléfono bipieza en madera o la colección de grapadoras de plástico Derlin M20 de El Casco.

Cuando murió en un accidente de tráfico en 1999 a los 51 años, Carmen Lomana se convirtió en la heredera de los negocios de su marido, por los que ahora cobra suculentos dividendos.

Carmen Lomana y los problemas con Hacienda

Carmen Lomana, que actualmente vive en un enorme piso cerca del paseo de la Castellana en Madrid, ha vivido siempre sin preocupación. O mejor, casi siempre.

En 2016 saltó a los medios porque algunas propiedades offshore que salieron del despacho de Mosack Fonseca estaban a nombre de Guillermo Capdevila. La socialité se desvinculó rápido del asunto al asegurar que era "una española ejemplar".

"Cuando me quedo viuda, me llaman las personas que gestionaban las empresas de mi marido y yo les digo que quiero cerrar todas las sociedades y traer todo el dinero a España para regularizarlo”, explicó entonces en Vanitatis. "Me gasté muchísimo dinero en deshacerme de esa empresa. Hay que recordar que mi marido no era español [era chileno] y que tenía clientes por todo el mundo. Lo lógico sería preguntarle a él, pero desgraciadamente no se puede", dijo en una entrevista en LOC.

La historia de Carmen Lomana y su marido Guillermo

La historia de Carmen Lomana (1948) y su marido Guillermo Capdevila (1947-1999) empezó en Londres, donde se conocieron cuando el chileno vino a Europa al entrar su país en una profunda crisis política.

Una vez en Europa se instaló en Londres, donde conoció a Lomana. Fue en un club de jazz del barrio de Chelsea Ella tenía 26 años, él tenía 27.

"Era un chico muy comprometido políticamente, muy bohemio, que tenía una brillantez y una cultura que me volvió loca de amor”, contó Carmen Lomana en Vanitatis. Fue en la primavera de 1974 y se casaron seis meses después, el 13 de diciembre de 1974, en Llanes (Asturias). “No teníamos nada excepto nuestro amor, muchas ganas de vivir y un apartamento en Chelsea”.

Carmen Lomana, licenciada en Filosofía, trabajaba en Londres para el Banco Santander. En esta etapa abrió una tienda con ropa que traía de la capital británica en San Sebastián, donde la pareja se instaló poco después.

Un aborto y la trágica muerte de su marido

El matrimonio sufrió un duro golpe poco después del "sí, quiero", ya que Carmen Lomana sufrió un aborto espontáneo y eso le impidió cumplir sus deseos de ser madre. Ahí decidió volcarse en Willy, como llamaba a su pareja.

"A mí la vida me ha dado mucho, pero me ha quitado mucho, me ha quitado la posibilidad de ser madre. Todo por un médico, un monstruo, al que nunca perdonaré, que por una tontería de un embarazo extrauterino me cortó las dos trompas", contó en una entrevista con Francisco Rivera en Espejo público. Cuando fue a reclamarle, el médico le dijo que "era una ignorante, que para qué quería tener hijos, que me lo quitó por si acaso pasaba la infección a la otra trompa".

El otro golpe lo recibió el 9 de enero de 1999 cuando el chileno sufrió un accidente de tráfico cuando iba de Pamplona a San Sebastián que acabó con su vida. Fueron años de luto para Carmen Lomana, que en 2001 decidió instalarse en el piso que tenían en Madrid. Poco poco empezó a asomar la cabeza e incluso a tener relaciones, pero pese al paso del tiempo sigue manteniendo un vínculo muy especial con Guillermo.

“Me propusieron incinerarle en Pamplona, pero pensé que bastante habíamos sufrido ya todos como para quemarlo, ni hablar. Hice donación de órganos y lo llevamos a León. Muchas veces voy a León a verle, y eso la gente no lo sabe. Es absurdo pero parece que te reconforta. Voy allí, llevo mi cubo, limpio el panteón, le pongo unas flores y le digo: 'Willy, ya te vengo a limpiar la casita", contó sobre sus visitas en Diario de León.

Su carrera como coleccionista de moda

La nueva vida que Carmen Lomana inició en Madrid incluye una faceta como coleccionista de moda y ropa de Alta Costura.

"Nunca me he puesto a calcular cuánto vale mi ropa, barata no es", declaró en 2018 durante la inauguración de su exposición en el Museo del Traje de Madrid en la que exhibió las grandes piezas de su armario. La muestra contó con piezas del Dior de John Galliano, Valentino, Oscar de la Renta, Balmain, Prada, Chanel, Balenciaga vintage e icónicos vestidos de Davidelfín.

Te puede interesar