SUS CONFESIONES MÁS DURAS Y SINCERAS

Nada es lo que parece en la vida de Demi Lovato: bulimia, drogas, abusos y pensamientos suicidas

Para renacer hay que morir. Demi Lovato cuenta su propia historia en 'Dancing With the Devil', un documental de cuatro episodios en el que narra en primera persona los problemas que le hicieron caer al abismo: drogas, inseguridades, bulimia, violaciones y pensamientos suicidas.

Demi Lovato
Demi Lovato // GTRES

Europa FM

Madrid 23/03/2021 07:58

El verano de 2018 Demi Lovato cayó al abismo. Una sobredosis de heroína y fentanilo provocó que la cantante estuviese a punto de perder la vida. Ahora, casi tres años después de aquel fatídico episodio, la artista narra en primera persona cuáles han sido las consecuencias que esto ha tenido para su salud y profundiza en un documental en los motivos que la empujaron a autodestruirse con esa virulencia.

Dancing with the Devil se estrena este 23 de marzo en YouTube y en sus cuatro episodios, Lovato lleva la transparencia a otro nivel.

"Ha habido tantas cosas que he querido decir en los últimos dos años, quería dejar las cosas claras sobre lo que sucedió. Crucé una línea que nunca había cruzado en el mundo de la adicción. Es interesante que haya tardado una cuarentena en trabajar en este asunto del trauma. Realmente nunca me había tomado el tiempo para profundizar y hacer el trabajo", dice en uno de los tráiler que se han estrenado para la promoción del documental.

Trastornos alimenticios y bulimia

Demi Lovato llegó a normalizar los trastornos alimenticios cuando era una estrella de Disney. Con solo 16 años, un grupo de personas controlaban lo que comía o dejaba de comer. "Había gente vigilándome el día anterior de una sesión de fotos para asegurarse de que no comiera y no estuviera hinchada", contó en una entrevista con la revista Bustle en 2020.

Este excesivo control y la presión a la que se vio sometida hicieron que la cantante desarrollase un trastorno alimenticio muy peligroso, la bulimia. Hace tres años, Demi Lovato compartió en sus redes sociales una imagen comparativa de sí misma en la que a simple vista se podía observar un gran deterioro físico, algo que desde entonces le acarrea problemas de inseguridad y autoestima.

"La recuperación es posible", escribió la cantante al compartir la imagen con sus seguidores.

Demi Lovato comparte una foto de su lucha contra la bulimia title=
Demi Lovato comparte una foto de su lucha contra la bulimia // Instagram

Problemas de inseguridad y baja autoestima

Con tantos ojos observándola y exigiéndole estar perfecta en cualquier ocasión, Demi Lovato terminó por creerse que no era lo suficientemente buena para ser quien era, una estrella adolescente internacional.

"Solía mirar a la gente en los medios y compararme, no me sentía lo suficientemente buena ni lo suficientemente delgada, deseaba saber cómo esa gente vivía vidas que parecían perfectas y yo estaba sufriendo tanto dolor", reveló en el podcast Yeah No, Im Not Okay.

Ese caldo de cultivo en el que creció Demi Lovato continuó haciendo mella en la artista hasta hace relativamente poco. En el verano de 2019, la cantante reivindicó en sus redes sociales la importancia de mostrar los cuerpos reales, sin retoques ni montajes que camuflen la realidad y ayuden a perpetuar esa imagen de perfección. ¿Su mayor miedo? Publicar una fotografía suya sin retocar.

"Este es mi mayor miedo. Una foto mía en bikini sin editar. Y adivina qué, ¡es celulitis! Estoy, literalmente, muuuy cansada de avergonzarme de mi cuerpo, editándolo (sí, las otras fotos en bikini fueron editadas, y odio haberlo hecho, pero es la verdad) para que otras personas piensen que soy el ideal de la belleza. Pero yo no soy así. Esto es lo que soy", escribió junto a una imagen suya en bikini, que acumula más de 10 millones de me gusta en Instagram.

Sobredosis y violación

"No solo sufrí una sobredosis. Se aprovecharon de mí", asegura la cantante, acompañada de su amiga la rapera Sirah Michell, que también aparece en Demi Lovato: Dancing with the Devil. Según cuentan, el mismo hombre que le proporcionó las drogas la violó. "La hizo colocarse mucho y la dejó tirada a riesgo de morir", señala, sin olvidar que podría incurrir en un delito de omisión de socorro.

"Cuando me encontraron estaba desnuda y azul. Literalmente, me había dejado morir después de haberse aprovechado de mí", cuenta Lovato. "Cuando me desperté en el hospital me preguntaron si había tenido sexo consentido. Tuve un flash de él encima de mí. Vi ese flash y dije ‘sí’. No fue hasta un mes después de la sobredosis que caí en la cuenta. 'Tú no estabas en un estado mental como para consentir nada", asegrura.

Violada el día que perdió la virginidad

El testimonio de Demi Lovato se vuelve todavía más duro cuando la cantante recuerda lo que sucedió durante el rodaje de Camp Rock y Camp Rock 2, las películas de Disney con las que Demi Lovato alcanzó gran popularidad.

"Yo era parte de ese grupo de chicos Disney que públicamente afirmaron que querían esperar hasta el matrimonio. No tuve esa romántica 'primera vez'. Aquello no era para mí. Fue un asco. Luego tuve que ver a esa persona durante todo el tiempo así que dejé de comer y lo tuve que manejar de otras formas", cuenta sobre aquel episodio.

Demi Lovato en 2008 en la presentación de Camp Rock title=
Demi Lovato en 2008 en la presentación de Camp Rock // Getty

"Estábamos enrollados, pero yo dije 'Esto no va a ir más lejos, soy virgen y no quiero la quiero perder (la virginidad) de esta forma'. Pero eso no importó, lo hizo igualmente", asegura Lovato, que cuando ocurrió ese episodio tenía solo 15 años. No hubo consecuencias sobre el agresor: "Nunca lo echaron de la película que estaba haciendo".

Las drogas, un infierno que te atrapa

La terapia y la reflexión han ayudado a la propia Demi Lovato a entender el porqué de su consumo. "Si la gente toma drogas o está luchando contra un desorden alimenticio o se hace daño, es que quiere morir", contó hace unos días a la periodista Diane Guerrero en su podcast Yeah No, I’m Not Okay.

En la misma charla, Demi confesó que las drogas la ayudaban, en cierta medida, a evitar los pensamientos suicidas. Era una manera de desviar estos instintos autodestructores. "De igual manera que casi me mataron, las drogas a veces también me salvaron la vida porque había ocasiones en las que tenía que lidiar con pensamientos suicidas. Y habría ido más allá con eso en ese momento si no hubiese tenido otro mecanismo destructivo para paliarlo. No estaría aquí para contar mis historia", señaló.

En los momentos de vulnerabilidad, la cantante recurría a alcohol y las drogas, pero la rehabilitación la ha ayudado a aprender a gestionar estos impulsos: "Ahora que tengo otras herramientas y recursos, sé de qué otra manera manejar y afrontar para no tener que recaer en aquellos comportamientos otra vez". Ahora es ella quien conduce su vida.

Seguro que te interesa

Demi Lovato confiesa que perdió la virginidad en una violación

Demi Lovato confiesa que sigue consumiendo drogas y explica el motivo

"Estaba pasando por mucho dolor y no quería morirme": Demi Lovato reflexiona sobre su consumo de drogas