"SE LA ESTOY CHUPANDO A UN TRAIDOR"

La vida de Antonio Canales: la traición de su novio, sus tres hijos, sus dos nietas y sus problemas con las drogas

Antonio Canales es uno de los mejores bailaores que hay en España y hasta hace poco era también tertuliano en televisión. Su fama va más allá de su talento. Su vida privada le ha llevado al andaluz a protagonizar numerosos titulares. Nadie se olvida de sus escándalos sexuales ni de sus problemas con las drogas.

La vida de Antonio Canales: la traición de su novio, sus tres hijos, dos nietas y sus problemas con las drogas
La vida de Antonio Canales: la traición de su novio, sus tres hijos, dos nietas y sus problemas con las drogas // Getty Images

Europa FM

Madrid 19/08/2021 15:51

La prensa rosa del mes de agosto de 2011, hace ahora 10 años, tuvo un protagonista: Antonio Canales. El famoso bailaor y hasta poco tertuliano de televisión se vio envuelto en un escándalo sexual.

Su entonces novio, Juanjo, lo vendió a un paparazzi por 14.000 euros. Llevaban ocho meses juntos cuando fueron a la playa nudista de Sitges y Canales acabó haciéndole una felación, que captaron las cámaras y que hoy aún siguen circulando por internet.

15 días después de ese episodio acudió al plató de Dónde estás corazón, el programa de Jaime Cantizano en Antena 3, para hablar por primera vez de esos hechos. "Las he visto porque quería comprobar que he sido vilipendiado, estafado, traicionado, engañado. He venido al programa no a defenderme de nada, pero sí para avisar a todas las personas que la perversidad anda muy suelta y te puede pillar en bragas, como me ha pillado a mí", dijo el bailaor en la entrevista, que dejó un titular claro: "Se la estoy chupando a un traidor".

"Nunca he ocultado mi bisexualidad"

Antonio Canales había empezado su relación con Juanjo después de separarse de su mujer, Malen, a quien había dejado tiempo antes por otro hombre.

"Yo me separo de Malen porque había una tercera persona por mi parte, era un hombre. Yo decidí irme con mi madre porque yo estaba enamorado de esta persona. Esta persona desaparece y al poco tiempo me entero de que se está cansado con una mujer", contó recientemente en otra entrevista.

Antonio Canales conoció después a Juanjo, con el que tuvo ocho meses de relación y tras el que llegó el titular de Dónde estás corazón: "Nunca he ocultado mi bisexualidad ni mi forma ambigua de sentir. Sé que en España es muy duro todavía, pero yo nunca he ocultado mi vida, he sido siempre transparente".

Tres hijos y un nieto

Fruto de su relación con Malem son sus tres hijos: Antonio (31), José (30) y Sara (25)

"Todos han bailado, pero ninguno de ellos ha seguido mis pasos profesionales. Sin embargo, Sara estuvo hasta los 20 años con Carmen Roche y podía haber llegado a ser una gran bailarina, mas le detiene el miedo escénico. Por ello, estudió Ciencias Políticas... Primero estuvo en la Embajada española en Bruselas, muy cerca del 'tifón'... Y ahora trabaja con Cruz Roja, diariamente, incansable, y eso me tiene en vilo... Está allí, en primera línea, con su mascarilla, con sus guantes, ayudando a muchísima gente... Es un orgullo de hija, la única hembra, una ilustrada, muy emprendedora... Le ha cogido todo esto en Sevilla, junto a su abuela y su madre, mi ex mujer, Malem, que es maravillosa", contó en una entrevista en abril de 2020 con La Otra Crónica de El Mundo.

La charla dio para hacer un repaso de la trayectoria de sus hijos. José, el mediano, se dedica a la hostelería y Antonio, el mayor y padre de sus dos nietas (Lola y Sofía) le ayuda en la oficina y "destaca como percusionista": Es el más cercano a mi mundo artístico..."

Los problemas con las drogas

Antonio fue quien le ayudó a superar el bache tras la traición de Juanjo. En el año 2011, tras el escándalo de Sitges, quiso quitarse la vida, pero su hijo fue quien le vio ver la situación otros ojos. "Me decía ‘peores cosas se han visto", contó en un plató de televisión, al explicar que todo se le vino encima.

"Se me vino todo, lo comprendí todo, me di cuenta, abrí el balcón y pensé que me estaba recuperando y me pasa esto, pensé no remonto, cómo doy la cara, la cara tan denigrante, me sentí engañado de un golpe, como si me arrancaran el corazón, pensé por un momento ‘me tiro”, explicó.

Poco antes de esa traición había pasado otro bache personal tras el que se desencadenó sus problemas con las drogas y el juegos de los que tanto ha hablado en los platós.

“Yo tuve una tragedia de amor cuando me separo de Malen y pierdo a una persona muy importante en mi vida. Había muerto mi hermana, mi hermano, mi padre, con la separación lo superé todo, pero con esto que me pasó no pude remontar”, ha contado sobre cómo utilizó las drogas para superar ese momento.

"Había una tercera persona por mi parte, era un hombre. Decidí irme con mi madre porque yo estaba enamorado de esta persona. Esta persona desaparece y al poco tiempo me entero de que se está cansado con una mujer”.

"La droga era como un plato de jamón"

Las drogas se convirtieron en una parte más de su vida, como la comida. "Para mí, la droga era como un plato de jamón. Algo normal [...]. Me fulminé un imperio. Lo vendí todo y me lo gasté. Iba al casino... Mi compañía facturaba 1.000 millones de pesetas", contó en Espejo Público sobre este tema.

"Llevaba una vida terrible de drogas, de no querer bailar, tuve que pedir ayuda... no eran juergas, empecé a ir a los casinos, me tuve que denunciar para que no me dejaran pasar. Yo derroché una fortuna, tenía a tres gestorías llevándome los asuntos. No lo perdí todo porque mi mujer y mi padre me fueron quitando cosas para luego poder recuperarlo", dijo en otra intervención en televisión. "Hay muchos momentos lindos porque cuando llego a casa después de recuperarme mi padre había recuperado muchas cosas que había vendido”, contó sobre el apoyo que recibió de la mano de su familia.

Superó su adición con ayuda. No estuvo ingresado durante mucho tiempo porque el el médico le dijo que podía estar en cualquier lugar mientras tuvieran una sesión por semana. La decisión decisión de cambiar la tomó durante una Semana Santa.

La guitarra canta, Antonio baila

Antonio Canales se ha pasado el verano como tertuliano de televisión, pero eso no le ha impedido dejar los escenarios. Artista de los pies a la cabeza, el pasado mayo actuó en el Teatro Real de Madrid y este mismo jueves lo hace en Jerez.

Su gira La guitarra canta lo está llevando con éxito a numerosos rincones de España y el bailaor de 59 años se encarga de mostrarlo en Instagram.