En el estadio Metropolitano

Estopa vuelve a conquistar Madrid en una mezcla de nostalgia y personalidad única

El dúo formado por David y José Muñoz, los hermanos al cargo de Estopa, vuelve a conquistar el que consideran "su segundo barrio" como han hecho en cada visita durante las dos últimas décadas, esta vez ante más de 55.000 personas en el estadio Metropolitano.

Los mejores vídeos del concierto multitudinario de Estopa en Madrid

Estopa
Estopa vuelve a conquistar Madrid en una mezcla de nostalgia y personalidad única | GTRES

Juanma Jiménez

Madrid23/06/2024 04:08

La cita que ha tenido lugar en el estadio Metropolitano tenía un significado especial tanto para los protagonistas como para quienes han ido a ver su espectáculo. Estopa ha vuelto a Madrid y, como en el resto de ocasiones, ha vuelto a poner a bailar a la capital a base de rumbas, rock y, sobre todo, su sello particular.

El estadio Metropolitano, "el campo del Atleti", como lo ha definido David Muñoz restando seriedad al protocolo, se ha llenado con 55.000 fans del grupo de que nació en Cornellá pero que se ha ganado el cariño de toda la geografía española. De hecho, ambos han tenido palabras muy especiales para Madrid, lugar al que consideran su "segundo barrio", destacando que se ha tradao del concierto "más multitudinario" de su carrera.

Una trayectoria que ya abarca un cuarto de siglo y, para consagrarla de la mejor forma, han ideado esta Gira 25 Aniversario en la que Estopa ha interpretado algunos de sus éxitos más icónicos desde que lanzaron su primer proyecto en 1999. Es ese sonido que siempre ha caracterizado a los hermanos el que ha impregnado cada acorde Tu Calorro o Cacho a cacho, las canciones con las que ha dado comienzo el directo regalando a los más nostálgicos un momento irrepetible.

Para algunos que consideramos a Estopa como más que un grupo, ya que muchos tenemos en aquel casette del siglo XX la primera referencia musical que pedíamos a nuestros padres en el momento de viajar con el coche, el concierto que han brindado a sus acólitos muestra que el respeto que profesamos hacia los artistas parece ser mutuo de cara a los fans.

A lo largo del directo se han combinado auténticos himnos como La raja de tu falda, Ojitos Rojos, Vino Tinto, Vacaciones o Tragicomedia con temas de Estopía, el álbum que han presentado apenas hace unos meses, como El día que tú te marches, La Ranchera o Ké más nos da, creando un repaso por una carrera que siempre ha conquistado las listas de éxitos del momento.

Mención especial merece el momento en el que José ha abandonado la guitarra para tomar el micrófono y cantar Ya no me acuerdo ante un estadio totalmente entregado, o cuando lo hacía junto a su hermano Camiseta de Rokanrol, el tema en el que colaboran con Fito, subidos ambos sobre un Seat Ibiza con matrícula de Badajoz que, a buen seguro, ha vivido tiempos menos tumultuosos.

Del mismo modo, el papel que ejerce Chonchi Heredia trasciende el de una corista habitual, acaparando el protagonismo durante varias partes del espectáculo gracias a un cante realmente identificativo a lo largo de la obra de Estopa. De hecho, tanto ella como Anye Bao, batería de banda, han sido los grandes protagonistas del tramo rumbero del show, cuando han simulado una juntera flamenca a base de mesas y sillas de bar, una buena ración de palmas y cajones flamencos y el arte necesario para cantar La rumba del Pescaílla, El del medio de los chichos, Demonios o Penas con rumba.

Los seguidores más rockeros de Estopa han encontrado en temas como Pastillas de freno -"dedicada a todos los trabajadores y trabajadoras que se levantan a las cinco de la mañana- o el gran alegato contra las drogas que resulta Fuente de energía, sus canciones predilectas para mover la melena al son de los de Cornellá.

Sin duda, lo vivido en el estadio Metropolitano ha sido una comunión pocas veces equiparable entre público y artistas, que ha hecho que las ganas de volver a verles por la capital solo hayan aumentado de una forma totalmente exponencial.