Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

INDIGNANTE

"Chica guapa y un poco puta" o "imprescindible mucho pecho", El Intermedio repasa las ofertas de empleo más repulsivas

Dani Mateo, colaborador de 'El Intermedio', ha hecho un repaso en el programa de Wyoming en laSexta de las ofertas de trabajo más escandalosas y sexistas publicadas en los últimos meses. Anuncios que reclaman en su mayoría mujeres "guapas" e incluso "sin cargas familiares presentes ni futuras". ¿Sorprendido? Pues todavía no has visto nada.

@europa_fm | Madrid | Actualizado el 12/07/2018 a las 20:02 horas

La cultura del patriarcado, ese sistema tan español en el que la supremacía del hombre sobre la mujer está a la orden del día, se encuentra tan enquistada en la sociedad de nuestro país que es difícil no toparse con sus consecuencias.

El primer anuncio al que hace referencia Dani Mateo en El Intermedio es uno que busca "limpiadoras sexys o desnudas". Después de una denuncia del Instituo Andaluz de la Mujer, la oferta, que resulta denigrante para las mujeres, ya ha sido retirada.

El segundo ejemplo es una oferta de trabajo para una peluquería. Entre los requisitos, se puede leer que se valorará que no tenga "cargas familiares presentes y futuras". Es decir, que si tenías planeado quedarte embarazada en algún momento de tu vida, no importa cuando, ya no eres válida para el puesto.

En Sanxenxo, un pueblecito costero de la provincia de Pontevedra, buscan "camarera guapa, simpática, trabajadora, don de gentes, buen pecho y mínima experiencia". También para camarera, en Asturias, buscan una chica con "buenas medidas imprescindibles, mucho pecho".

Estos anuncios, sexistas y misóginos, se pueden encontrar en fácilmente en portales de búsqueda de trabajo en la red. Y no, la solución no está en evitar que se puedan publicar o no en Internet, la solución pasa por la educación. Ningún empresario debería basar el contrato de un trabajador en sus atributos físicos o sus compromisos familiares.