Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EN MADRID

Hacen un espectáculo de hipnosis y acaban llamando al SAMUR para que atienda a una mujer en trance

El show comenzaba como un espectáculo más de hipnosis. Una función en la que el mentalista daba claves al público para tratar de hipnotizarlos, sin embargo, para una de las espectadoras el final del show no fue como para el resto.

@europa_fm | Madrid | Actualizado el 12/07/2018 a las 20:27 horas

El mentalista Pablo Raijenstein durante uno de sus espectáculos.

El mentalista Pablo Raijenstein durante uno de sus espectáculos. / Agencias

La semana pasada ocurrió algo en Madrid de lo que todo el mundo habla. El mentalista Pablo Raijenstein ofrecía uno de sus espectáculos de hipnosis en Madrid, más concretamente en el Palacio de la Prensa en plena Gran Vía. El ‘show’ transcurrió sin problemas hasta que a la hora de despedirlo se dieron cuenta de que una asistente se había quedado en trance en su butaca. El hipnotizador trató de despertarla con sus técnicas, pero fue necesario llamar al SAMUR ya que sus métodos no daban resultado.

“De repente me llaman y me dicen que hay una persona que parece que está hipnotizada. Me acerco y veo que está en un trance del que no quiere salir”, relata Raijenstein en La Sexta.

A la media hora, llegaron dos ambulancias al teatro para reanimarla pero no lo consiguieron, no sabían como actuar. Así que recurrieron a la unidad psiquiátrica. Estos lograron que la joven se levantara y empezara andar, aunque los allí presentes aseguran que se movía torpemente como si fuera un zombi. La asistente afectada fue trasladada al hospital para hacerle un chequeo, pero no detectaron nada fuera de lo normal y recibió el alta inmediata. Aunque todo se haya quedado en un susto, el mentalista asegura que este hecho es muy raro ya que raras veces le ha pasado que una persona no pueda o quiera despertar del trance.